• ALEJANDRA OROZCO

Advierten consecuencias físicas y mentales, debido al uso excesivo de videojuegos


Tuxtla.- En definitiva, uno de los regalos más preciados y populares son los videojuegos, hay distintas consolas, gadgets e incluso versiones web, pero todos igual de inquietantes… el problema inicia cuando se usan más de la cuenta.

El psicólogo chiapaneco Eduardo Cantorán, señala que según estudios, el uso excesivo de videojuegos trae consecuencias a la visión por pasar tanto tiempo ante la pantalla, así como resequedad en la retina y otras afectaciones a los ojos.

Además, desencadena otros problemas físicos, malformaciones en el dedo pulgar, índice y otros, atrofia o callos, pero peor aún: daño emocional cuando son juegos de violencia.

“Los niños se vuelven ansiosos, agresivos, se llenan de miedos e inseguridad y se alejan de las personas, por lo mismo se vuelven personas aisladas y no saben convivir con otra gente”, explicó.

De ahí la importancia de que en México, ya hayan iniciativas para reformar las leyes y regular el uso de estos juegos, incluso otros países ya tienen leyes para que los menores de 18 años no tengan acceso a juegos de violencia, sober todo en lugares como Estados Unidos, donde este tipo de juegos han causado tiroteos masivos y muchas muertes.

“Considero que sí es necesario legislar, porque cada vez los niños presentan más ansiedad y violencia, lo que causa peleas entre papás e hijos, pues al estar ausentes, los personajes de los videojuegos se vuelven sus héroes y quieren imitarlos”.

El problema está en que a veces, los mismos papás son quienes les dan estos juegos o gadgets para calmarlos o que no molesten, lo que causa pérdida de amor o comunicación, resultando niños cada vez más violentos que deben jugar por menos horas, o de plano quitarles estos aparatos y practicar juegos lúdicos con ellos.

La recomendación de los especialistas respecto del cuidado de los niños es ponerles límites sobre el tiempo que pasan expuestos a los videojuegos y que los padres supervisen los contenidos, ya que en muchas ocasiones los menores de edad acceden a títulos que no son aptos para ellos.

Cada vez más jugadores

En México, en 2016 se reportaba que 59.1 millones de personas jugaban algún videojuego; en 2017 la estadística aumentó a 68.7 millones, una cifra alarmante que revela una adicción peligrosa para el joven o niño que la padece.

En los últimos años, la presencia de este grupo adicto a los videojuegos es más común debido al acceso que se tiene a los mismos a través de las redes, a la ausencia de los padres en casa, a la carencia de límites respecto al tiempo que se les permite jugar, y a dificultades para relacionarse socialmente.

La especialista en psiquiatría infantil del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Mayra Hernández, señaló que para identificar a un niño con problemas ocasionados por el exceso de tiempo jugando videojuegos, es importante observar su relación con los juegos de video y las interacciones sociales que tiene.

Entre los síntomas está el no tener capacidad para dejar de jugar, necesidad de conectarse a los videojuegos, tener estrés que sólo se alivia reactivando los juegos, bajas calificaciones y afectaciones en el desempeño social.

En una encuesta que se aplicó en una escuela primaria de Tabasco en 2015, 90 por ciento de los alumnos dijeron jugar videojuegos, 64 por ciento lo hace de una a tres horas diarias y nueve por ciento juega de siete a nueve horas diarias, lo que es muy preocupante.

Entre las características de los niños con problemas de adicción a los videojuegos, se encuentra poca tolerancia a la frustración y, por tanto, intolerancia, además de obsesión por conseguir todo lo que sea posible en el juego, al grado de que cuando es un juego competitivo llegan a irritarse y son muy poco tolerantes cuando llegan a perder.

No todos son malos

Por el otro lado, hay empresas que desarrollan juegos incluso curativos, por ejemplo “Project: EVO”, que busca curar enfermedades a través de videojuegos terapéuticos, enfocado en el trastorno de déficit de los niños presentaban una mejora significativa tanto en atención como en autocontrol comparado con el grupo que usaba otro juego como efecto placebo.

Otro de los grandes referentes en videojuegos terapéuticos es el Playmancer European Project, que concentra sus esfuerzos en el desarrollo de videojuegos para tratar los trastornos de conducta, como la bulimia nerviosa, además de un juego que ayude en terapia física en pacientes con accidentes vasculares cerebrales.

Islands, por ejemplo, es un juego en el que el paciente está en una isla desierta, mientras se la recorre interpreta los estímulos del paciente para saber cómo se siente y reaccionar de forma que lo tranquilice, en este proyecto colaboran científicos y desarrolladores de Austria, Suiza, Grecia, Italia y España.

#2a

¿TIENES ALGUNA DENUNCIA O ALGO QUE CONTARNOS

EL MEDIO DE TODAS LAS VOCES

El Sie7e de Chiapas es editado diariamente en instalaciones propias. Número de Certificado de Reserva otorgado por el Instituto Nacional de Derechos de Autor: 04-2008-052017585000-101. Número de Certificado de Licitud de Título y Certificado: 15128.

Calle 12 de Octubre, colonia Bienestar Social, entre México y Emiliano Zapata. C.P. 29077. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Tel.: (961) 121 3721 direccion@sie7edechiapas.com.mx

Queda prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de esta casa editorial y/o editores.

NAVEGA

¡SÍGUENOS!

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram
  • Spotify
  • Apple Podcasts
  • Soundcloud
  • LinkedIn

© 2020. DISEÑO WEB Y PRODUCCIÓN MULTIMEDIA   |  www.ideasdementes.com