• INTERMEDIOS

Empleados alcohólicos incurren en ausentismo y accidentes laborales


Tapachula.- El Centro de Integración Juvenil (CIJ) en esta ciudad lanzó un llamado a la iniciativa privada para que las empresas socialmente responsables puedan ocupar los servicios que esta asociación civil realiza en materia de prevención y ayuda a personas con adicciones, donde lo más grave es el ausentismo laboral y los accidentes en el trabajo entre los empleados que regularmente están en contacto frecuente con el alcohol.

La directora del CIJ Tapachula, Ana Lydia Ovando Gordillo informó que durante el 2018 diversas empresas de la región se acercaron a esta instancia para solicitar el apoyo profesional, en consecuencia de que los empleados mostraban inasistencia a su centro laboral producto de la ingesta de alcohol y no solo en “san lunes” sino en fechas consecutivas o recurrentes, lo que al inicio provocó el despido de un número preocupante de personal.

La entrevistada indicó que el alcoholismo es una enfermedad que permea en la población en general, pero que laboralmente causa despidos por ausentismo, por comportamiento inusual al llegar “crudos” o bajo los influjos de haber bebido horas antes, e inclusive muchos de los accidentes laborales se deben a esta ingesta donde el organismo no responde igual que al estar sobrios y con los cinco sentidos concentrados en el trabajo.

Ovando Gordillo enfatizó que afortunadamente existen empresas socialmente responsables que se preocupan por sus empleados y se ha trabajado con CIJ en materia preventiva sobre las adiciones; pero si la empresa ya tiene identificado al personal con problemas de alcoholismo, se tienen sesiones de ayuda que empieza por reconocer la enfermedad y las consecuencias a las que puede llegar que es descuentos en el salario; por averiar la producción o material de trabajo; el tener accidentes laborales, y el despido por el acumulamiento de estos factores.

Una vez que se concientiza al trabajador o grupo de empleados con esta adicción, se hace un plan de trabajo donde inclusive las empresas llegan a motivar al trabajador con estímulos económicos o de descanso si muestra avances en su recuperación. “Desafortunadamente son muy pocas las empresas que apoyan a sus empleados, ya que durante el 2018 solo cinco empresas solicitaron del CIJ para ayudar a sus trabajadores” señaló.

Ana Lydia Ovando invitó a la iniciativa privada, inclusive a las dependencias de gobierno donde se observa el impacto del alcoholismo entre sus trabajadores, para busquen apoyo profesional y puedan contribuir a su rehabilitación, que inclusive se ve reflejado en mayor productividad, no se invierte mucho en capacitación de nuevo personal al ser despedidos las personas adictas, y al final se contribuye con una sociedad más desarrollada en valores humanos.

Cabe destacar que de acuerdo a la Encuesta Anual de las Adicciones, el 40 por ciento de la población económicamente activa tiene problemas con el alcohol y recurre a las inasistencias laborales para terminar en el despido.

#Tapachula #CentrodeIntegraciónJuvenil #2a

Entradas Recientes

Ver todo