• AGENCIAS

El Barça califica caminando


Con Messi, el Barcelona irá de turismo a Milán en la última jornada. El astro argentino, que participó en los tres goles de su equipo, guió al conjunto azulgrana hasta el triunfo ante el Borussia Dortmund (3-1) y lo clasificó matemáticamente para los octavos de final de la Liga de Campeones como primero del Grupo F.

Valverde sorprendió con un once en el que estaba Ratikic, en lugar de Arthur, y Dembélé, en vez de Griezmann. El centrocampista croata erró en el primer balón que tocó y propició una contra del Dortmund que acabó con un disparo de Shulz que Umtiti sacó en la línea de gol. Fue su único borrón en todo el partido.

Dembélé, que empezó siendo de los más activos en la ofensiva local, se retiró lesionado mediada la primera mitad. El punta francés se rompía por enésima vez y abandonaba el césped del Camp Nou entre rabioso y abatido, en una de las imágenes más duras de la noche.

A Griezmann la lesión de su compañero le permitió presenciar, en primera fila, cómo la química existente entre Messi y Suárez decantó el choque. Luego, el francés se añadiría a la fiesta en la segunda mitad.

La primera conexión entre el argentino y el uruguayo acababa en gol, anulado por fuera de juego, a los veinte minutos. En la segunda, Messi volvía a habilitar a su amigo, que batía a Bürki pocos segundos antes de la media hora, esta vez en posición correcta.

Messi ponía a prueba al meta del conjunto alemán a la jugada siguiente antes de hacer el segundo, después de que Suárez le devolviera el regalo del 1-0.

La jugada vino precedida de un robo del incansable De Jong, omnipresente en el centro del campo y entregado a la presión tras pérdida con tal devoción que acabó contagiando a sus compañeros.

#Barcelona #ChampionsLeague #2a

Entradas Recientes

Ver todo