• RUBÉN PÉREZ

Exigen la cancelación de proyectos hidroeléctricos en Chiapas


Tuxtla.- Defensores de la tierra y la naturaleza; líderes y lideresas comunitarias de los territorios de Chiapas y Guatemala, exigieron la cancelación total de los proyectos hidroeléctricos concesionados a empresas nacionales y extranjeras que buscan apoderarse de las cuencas de los ríos Usumacinta y El Grijalva.

Declararon que a través de la construcción de estos proyectos, los gobiernos, las bancas financieras como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y las empresas pretenden imponern su desarrollo, es decir un modelo de vida “que nos señala a nosotros, los pueblos mesoamericanos como ‘subdesarrollados’, como un estorbo, discriminando así nuestras decisiones acerca de nuestro territorio con el fin de generar ganancias económicas para las empresas y las familias oligarcas implicadas, pero no para los pueblos”.

De hecho, aseveraron que con esas acciones “se busca saciar los intereses de un modelo económico depredador demandante de energía; ante la invasión y despojo de los territorios, criminalizando a los pueblos que defendemos la vida y la madre tierra”.

En ese sentido, el Consejo del Pueblo Maya, Frente Petenero de Afectados por Represas, Asociación de Comunidades en Resistencia de Ixcan y la Zona Reina; Frente Metropolitano por la vida y el Territorio; Zoques en Defensa de la Vida y el Territorio; Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio; Frente Cívico Tonalteco, entre otras, rechazaron rotundamente los proyectos hidroeléctricos, que son producto de la ambición empresarial, y que solo ocasionan, en nuestros pueblos, división, represión, despojo y el aumento de la violencia, en especial hacia las mujeres.

Además, aclararon que los proyectos hidroeléctricos que promueven los gobiernos y las empresas obedecen a un modelo energético capitalista, que abastece de energía a la producción industrial (minería, industria cementera, industria papelera, entre otras), además se genera a través de la explotación y extracción de nuestros ríos y montaña, destruyendo nuestros ríos y nuestros ecosistemas y provocando contaminación, enfermedades y muerte en nuestros territorios.

Las organizaciones, movimientos y luchas de afectados y afectadas por represas “sabemos que la energía que se produce no es para el consumo energético que prioriza las necesidades comunitarias sino para la industria, por lo que no queremos su llamada energía renovable o limpia. ¡Queremos energía para los pueblos y no para las empresas!”, aseveraron.

De nueva cuenta, demandaron el respeto de sus derechos y de su autodeterminación como pueblos originarios, “como pueblos ancestrales, comunidades rurales y campesinas, somos protectoras y guardianas de nuestra naturaleza y ejercemos nuestro derecho a decir !No a las hidroeléctricas! Sí a disfrutar con paz, tranquilidad y armonía nuestros bienes comunes y de la madre tierra”.

#Presashidroeléctricas #2a #Usumacinta #RíoGrijalva