• AGENCIAS

México y su laureada historia


La disciplina de clavados ocupa un lugar privilegiado en los anales de la historia deportiva en México, pues es una de las que más medallas aporta en las competencias internacionales y tiene el récord de 13 preseas en Juegos Olímpicos. Actualmente, ya cuenta con seis plazas a la justa olímpica de Tokio.

La historia de éxito inició con Joaquín Capilla, quien logró conquistar cuatro preseas, en tres ediciones olímpicas: bronce en Londres 1948, plata en Helsinki 1952, así como oro y bronce en Melbourne 1956, para convertirse en el máximo medallista olímpico mexicano, hasta la fecha.

Los buenos resultados continuaron en Roma 1960, gracias al bronce que ganó Juan Botella en trampolín 3 metros, y en México 1968, con la insignia de plata que consiguió Álvaro Gaxiola en la plataforma 10 metros.

Tras dos ediciones sin cosechar preseas, Carlos Girón se adjudicó la medalla de plata en Moscú 1980, con una gran actuación en el trampolín 3 metros; mientras que Jesús Mena consiguió el metal de bronce en la plataforma 10 metros de Seúl 1988.

Fernando Platas hizo honor a su nombre y refulgió con el metal plateado en el trampolín 3 metros de Sídney 2000. En Beijing 2008, Paola Espinosa y Tatiana Ortiz le dieron a México la primera presea en pruebas femeniles, luego de adjudicarse el bronce en clavados sincronizados plataforma 10 metros.

En Londres 2012, Iván García y Germán Sánchez conquistaron la medalla de plata en sincronizados plataforma 10 metros, hazaña que repitió la dupla femenil integrada por Paola Espinosa y Alejandra Orozco, en la misma prueba.

#Clavados #2a

Entradas Recientes

Ver todo