top of page
  • RUBÉN PÉREZ

Aún vulnerables las personas con discapacidad, advierte Jesús Rasgado

Tuxtla.- Una infraestructura inadecuada, poca cultura de la sociedad y una ley que aún no se echa andar como se quisiera, son algunos de los problemas que aquejan a las personas con discapacidad en esta ciudad capital, manifestó Jesús Rasgado, titular de la Coordinación Técnica Municipal para la Atención e Inclusión de Personas con Discapacidad.


En entrevista, aceptó que el detalle más grande que existe en la sociedad es la aceptación de su sector, pues a diario se observa a conductores estacionarse en lugares especiales para ellos, “muchos dicen: ‘Solo me quedo un ratito, y regreso rápido’, pero no es así”.

Otra de las cuestiones que siempre han analizado junto a las autoridades municipales y estatales, resaltó, es que las rampas que están en las calles o incluso hasta en edificios públicos muchas veces no están bien construidas.

Al respecto, comentó que éstas deben de tener inclinaciones solo del 8 por ciento, pero a veces son más complicadas, cuando las rampas, apuntó, deben estar acondicionadas para que cualquier persona pueda subirlas.

“A veces nos dicen también muchas personas que se pida el apoyo para poder subir a quien usa sillas de ruedas, pero no se trata de eso, sino que seamos independientes, para poder desarrollarse, por eso la infraestructura debe estar bien planificada”, insistió.

Por otro lado, recordó que el 15 de septiembre del año 2015 se promulgó una ley para personas con discapacidad, cuyo reglamento debió haberse elaborado en 180 días posteriores a su aprobación, lo cual no ha ocurrido.

“No entendemos por qué no se hace, pero hay varios rubros que la ley no amplía y eso lo tiene que dar el reglamento como, por ejemplo, el Consejo Estatal para la Inclusión y Atención de Personas con Discapacidad, el cual está contemplado en esa ley, pero no dice cómo se desarrollará; está incompleto”, criticó.

En pocas palabras, afirmó que con estos “vacíos” u omisiones no se apoya de forma verdadera a quienes tienen una discapacidad, “pero acá te puedo decir que, solo cuando lo sufrimos, o lo sufre alguien cercano, es cuando reaccionamos”.

En ese sentido, rememoró el caso del exsenador Miguel Ángel Barbosa, hoy gobernador de Puebla, a quien le amputaron la pierna por problemas de salud, específicamente por la diabetes que padece, “y fue en ese momento cuando hicieron la rampa en el Congreso de la Unión, y algo similar ocurrió en el Congreso de Chiapas, y por eso se hizo el elevador”.

bottom of page