• AFP

A todos los deportistas que representaron a México: ¡GRACIAS!


Han pasado dos días de haber culminado los Juegos Olímpicos, en los cuales México no le fue nada bien, puesto que en la justa se obtuvo cuatro medallas de bronce de las 10 que se pronosticaban. Con honestidad falto contundencia pero no solo es cuestión de los deportistas sino todo lo que rodea, desde el entrenamiento, entrenador, selección estatal y coordinadores. Eso sí, México llego a varias finales pero se quedó en “el casi”, y parece mentira pero así somos lamentablemente la mayoría de los mexicanos. En todo su derecho está la llamada opinión pública para evaluar el desempeño de la representación mexicana al ganar cuatro medallas de bronce y quedando en el lugar 84 de los 204 países registrados en el Comité Olímpico Internacional (COI). México tuvo su participación más discreta desde Atlanta 1996. No se llevó ningún oro y, a cambio, tuvo varios cuartos lugares.

Como ya sabemos en la punta del medallero se encuentra Estados Unidos, apenas una presea más que China. Siguen Japón, Reino Unido, Comité Olímpico Ruso, Australia, Países Bajos, Francia, Alemania e Italia. Aunque sorprende que Irán esté en el lugar 27 con sie7e medallas (cuatro en lucha). Qatar en 41, con tres, dos de oro. Bahamas obtuvo dos y Venezuela ganó una dorada. Hong Kong y Filipinas tienen un oro respectivo. Arriba de México quedaron también Fiji (con menos de 900 mil habitantes, oro en rugby masculino), Letonia, Bermudas (oro en triatlón femenino) y Puerto Rico (oro en 100 metros con vallas femenino).

Es merecedor felicitar a los arqueros Alejandra Valencia y Luis Álvarez que dieron la primera presea a la delegación tricolor en tiro con arco por equipos mixtos. La segunda medalla para la delegación mexicana cayó en clavados sincronizados plataforma 10 metros femenil, con la dupla Gabriela Agúndez y Alejandra Orozco. Quienes aspiraban a más era la selección de fútbol que solo perdió una vez, y la tanda de penales contra Brasil que los hizo pelear con Japón por la presea de Bronce, que lo consiguieron. Otro orgullo, sobre todo por ser chiapaneca pero nada más porque los méritos se lo lleva la atleta y el estado que si lo apoyo, Baja California. Aremi Fuente, levantadora de pesa también conquisto el bronce en Tokio 2020.

Tokio 2020 nos enseñó que las fronteras están cada vez más caducas: triunfan la diáspora, la migración de segunda y tercera generaciones y hasta ciudadanías universales que permiten desencializar la noción de espacio y tiempo. Las chicas mexicanas del softbol, que se equivocaron para ojos de corrección política, son ejemplo de cómo las culturas, para pronunciarse, no necesitan de un territorio determinado, pues se desarrollan fuera de los límites donde se concibieron en una época dorada.

Habrá que reconocer la difícil circunstancia de la pandemia y la falta de apoyos en algunos deportes. En las disciplinas que, de plano, se esperaba más, fueron los propios clavados, tiro con arco y béisbol (se califica de ridículo), y la crisis que se vive tanto en el taekwondo como en el box merecen una explicación diferenciada.


Muchos pensarán en la palabra fracaso al no conquistar más medallas o por haberse quedado cerca del podio, pero debería ser todo lo contrario, ya que cada uno de los integrantes de la delegación mexicana deberán sentirse orgullosos al representar dignamente a nuestro país en una justa muy atípica y que pasará a la historia.

Esta vez no deberemos esperar cuatro años para pensar en la próxima justa, pues esta competición está a la vuelta de la esquina, donde varios deportistas de alto rendimiento solo tendrán tres años para prepararse rumbo a París 2024.

Entradas Recientes

Ver todo