• EFE

Acusarán de terrorismo y asesinato por odio al autor de la matanza de Búfalo

Nueva York.- Un gran jurado en Nueva York acusó de 25 cargos a Payton Gendron, un joven blanco de 18 años, por un tiroteo en un supermercado la ciudad de Búfalo que dejó diez personas muertas y tres heridos, en su mayoría negros, el pasado 14 de mayo.


Los 25 cargos incluyen terrorismo a escala nacional y diez cargos de asesinato en primer grado motivado por el odio, así como diez cargos por asesinato en segundo grado, tres de intento de asesinato como crimen de odio y otro por posesión de un arma, de acuerdo con The New York Times.

Gendron, que usó un rifle de asalto para la matanza, se había declarado no culpable de los diez cargos de asesinato que se le presentaron tras su arresto pero el gran jurado -que es citado en casos de delitos graves- estaba realizando su investigación y finalmente hoy entregó a la fiscalía su decisión.

El joven, que está en prisión, será llevado ante el juez este jueves para escuchar los cargos del gran jurado en una audiencia prevista para las dos de la tarde en el condado de Eric. Las acusaciones surgen en medio del duelo que aún vive el país por otra masacre, ocurrida en una escuela de Uvalde (Texas), donde 19 niños y dos maestros fueron asesinados.

De acuerdo con lo informado por las autoridades tras el tiroteo en el supermercado, el atacante viajó varias horas hasta llegar al supermercado "Tops", y cuando salió de su vehículo "estaba muy fuertemente armado con equipo táctico".

También llevaba puesto un casco militar y una cámara que estaba transmitiendo en vivo lo que estaba haciendo, en la plataforma Twitch, que pertenece a Amazon.

En el aparcamiento del centro comercial disparó contra cuatro personas, de las cuales tres fallecieron, y luego entró al local, donde siguió disparando, hasta que finalmente acabó con la vida de diez personas.

Esta tragedia ocurrió poco después de un tiroteo en una estación del metro de Nueva York, el 12 de abril, que no dejó víctimas mortales, donde el autor, identificado como Frank James, se declaró no culpable de todos los cargos.