top of page
  • EFE

América pasa de 500.000 muertos por COVID-19 con expectativas mixtas de mejoría

Redacción Internacional.- Al tiempo que el mundo pasaba de 900.000 muertos por COVID-19, América superó este viernes el medio millón de fallecidos por la pandemia, una crisis sanitaria que todavía parece lejos de remitir en la mayoría del continente, aunque en algunos países se ven signos esperanzadores.



La región más afectada por el coronavirus llegó hoy a por lo menos 506.554 decesos por la enfermedad, el 55 % del total mundial, mientras que los casos llegan a 15,6 millones (55 % de los 28,3 millones globales), según las cifras más recientes de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

EE.UU. (6,4 millones) y Brasil (4,2 millones), siguen siendo dos de los tres países con más contagios de todo el mundo, solo con India (4,5 millones) de por medio, un listado en cuyo top 10 hay otras 4 naciones americanas: Perú (710.067) en el quinto, Colombia (694.664) en el sexto, México (652.364) en el séptimo y Argentina (524.198) en el décimo.

Una coyuntura que parece lejos de mejorar en buena parte del continente, como en Río de Janeiro, la segunda región de Brasil con más muertes por COVID-19, cuyos habitantes parecían recuperar paulatinamente la normalidad pero que sufrieron este viernes un nuevo revés con la prohibición de tomar bebidas alcohólicas en la calle en las noches.

Las aglomeraciones de gente tomando cerveza, capirinhas y otros cocteles frente a los bares de la "cidade maravilhosa” llevaron a las autoridades a prohibir el consumo de bebidas alcohólicas en la calle después de las 21.00 hora local.

La medida, adoptada por el gobernador interino de Río de Janeiro, Claudio Castro, y publicada hoy en el Diario Oficial, tuvo el apoyo del alcalde de la capital homónima, Marcelo Crivella, quien ya había anunciado el regreso de restricciones en bares, restaurantes y playas.

"ESTO VA A EMPEORAR ANTES DE MEJORAR"

Por su parte, Paraguay, aunque aparece en un lejano puesto 18 dentro de los países americanos más afectados (25.631 casos y 485 muertes), en las últimas semanas ha visto un incremento en las cifras, una tendencia que seguirá, según el ministro de Salud, Julio Mazzoleni.

"Esto va a empeorar antes de mejorar. La curva va a seguir aumentando, pero está en las manos de todos nosotros poder hacer que tenga una pendiente más baja, que no sea tan alto el momento más álgido de la epidemia", dijo Mazzoleni.

La pandemia evoluciona de forma diferente en los distintos departamentos del país y mientras que en el departamento de Alto Paraná (frontera con Brasil y epicentro del virus) se observa una leve mejora, en otros departamentos, como Caaguazú y Concepción, se aprecia un incremento de casos.

En Chile, aunque el porcentaje de casos confirmados entre los test realizados bajó al 3 % en las últimas 24 horas en todo el país y al 4 % durante toda la semana en la capital, la crisis sanitaria muestra un empeoramiento en el sur.



SIN ESTADO DE EXCEPCIÓN TRAS SEIS MESES

Por el contrario, Ecuador parece haber superado las horas más difíciles que han dejado hasta ahora 113.206 casos y 10.749 muertos y este domingo concluye el estado de excepción que mantuvo por seis meses, por lo que las autoridades piden a la población corresponsabilidad.

La conclusión del estado de excepción pone fin al toque de queda y la restricción de libertad de asociación, lo que, sin embargo, no significa un regreso a la actividad normal, que deberá ser paulatina, algo recalcado bajo la campaña “Yo me cuido”, mientras en Quito se incrementa al 50 % el aforo en restaurantes, supermercados y bancos y en Guayaquil hoteles, teatros e iglesia podrán funcionar al 30 % de su capacidad, entre otros.

A esto se suma que al menos 20.000 voluntarios participarán en pruebas de tres vacunas, todavía por conocer de cuáles se trata, a partir de noviembre, en un proyecto de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que intervienen el Ministerio de Salud y la Universidad San Francisco de Quito (USFQ).

En Florida, el tercer estado más afectado de EE.UU. con al menos 658.381 casos y 12.658 muertes, la ralentización de los contagios permitió el anuncio de que bares y centros nocturnos pueden funcionar al 50 % de capacidad, menos los de Miami-Dade y Broward que no abrirán, aunque estos condados pasan a la segunda fase de reapertura.

bottom of page