top of page
  • Redacción

¿Asistirá a la Consulta Popular?


Estamos a unos de días de que se lleve a cabo la Consulta Popular en México, ciertamente es la primer consulta a nivel federal. No sé, si usted sepa de que se trata pero se trata de un mecanismo directo de participación que contempla la propia Carta Magna, a fin de que la ciudadanía apruebe o rechace una o varias propuestas planteadas con anterioridad sobre temas de interés público. Para esta consulta, misma que se realizará por iniciativa del Ejecutivo Federal, se hará la siguiente pregunta, misma que en su momento fue modificada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN): ¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?.

Por esta situación, muchos críticos tachan a esta consulta no solo falso sino, sobre todo, fáctica y jurídicamente inviable.

Es cierto que, en un primer momento, el presidente Andrés Manuel López Obrador buscó impulsar una consulta cuyo propósito sustentó en esclarecer las acciones delictivas que posiblemente cometieron los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto cuando estaban en el poder. Pero después la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), al evaluar la legalidad de la pregunta, fue tajante al mencionar que no podían colocarse sus nombres propios. Así, el máximo tribunal dijo que incluir a personas en concreto en la consulta popular era inquisitorial, además de que el ámbito de la pregunta no podía estar dirigido a un individuo o individuos en particular, pues en México están prohibidas las leyes que se redacten específicamente con nombre y apellido.

Por eso, una mayoría de ministros reformularon la pregunta de la consulta popular en términos bastantes vagos, difuminando cualquier posibilidad de que fuera sobre los expresidentes. Si analizamos, prácticamente esta pregunta deja abierta para juzgar no solo a los ex presidentes porque, más allá de los expresidentes, se podrían encontrar actores políticos relevantes involucrados en hechos recientes y no solo de los anteriores. Otra cosa, para que la consulta tenga validez jurídica y sea vinculante necesita tener 37.4 millones de votos, 40% de la lista nominal. Acá en Chiapas hay municipios en la cual se promueve este acto democrático pero no en todos, y según otras fuentes dicen que en otros estados sencillamente no hay promoción de ello, como en otras ocasiones, que la capital del país por ejemplo, esté inundada de panfletos, promoviendo esta causa.

Y así, si será difícil llegar a una votación del 40 % de la lista nominal actual, para que el resultado -en positivo-, sea vinculante con las autoridades de procuración de justicia. Eso si, este es un ejercicio de propaganda sin par, en pro de mantener viva la esperanza de que a los ex presidentes de México se les debe juzgar por sus “fechorías”. Esta acción es buena pero de verdad no había necesidad de llevarlo a votación o preguntarnos, claro que los mexicanos queremos justicia para México y enjuiciar a quienes han saqueado al país, no pregunta, se actúa, necesitamos justicia. La verdad es que parece que todos los hechos permanecen prácticamente impunes, al igual que aproximadamente 92% de los delitos en el país. México se ubica en la posición 60 de 69 países del Índice Global de Impunidad 2020.


México, donde parecería que votar cada tres o seis años es la única vía ciudadana para levantar la voz, resulta primordial fomentar una cultura de mayor participación en la toma de decisiones colectivas para recordarles sus compromisos y responsabilidades a quienes nos gobiernan.

De ahí que la consulta podría servir no solo para seguir valorando los esfuerzos de miles de funcionarios del Instituto Nacional Electoral (INE) que hacen posible la organización de la consulta, sino también para conocer realmente qué tanto le importa la democracia al presidente.


Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page