• AFP

Bielorrusia confirma la muerte de un segundo manifestante tras la represión de las protestas

Minsk.-Las autoridades bielorrusas confirmaron este miércoles la muerte de un manifestante detenido en medio de la brutal represión de las protestas contra los resultados de la elección presidencial del domingo.



El Comité de investigación indicó que este joven, de 25 años, murió en un hospital, sin precisar la fecha exacta, tras haber sido detenido el domingo en una "manifestación no autorizada" y después de que su estado de salud "se deteriorara de repente" durante el arresto.

La causa de la muerte es incierta, pero Radio Europa Libre/Radio Libertad señaló que la madre del joven dijo que tenía problemas de corazón y que había estado retenido durante horas en un auto policial.

La policía había informado de la muerte de otro manifestante al estallarle un artefacto que llevaba en la mano el lunes, por lo que se eleva a dos la cifra de muertos confirmados en las protestas.

La represión brutal ha sido la tónica contra las manifestaciones registradas en todo el país desde que el domingo se dio a conocer la victoria -por más de un 80% de los votos- del presidente, el autócrata Alexandre Lukashenko, en el poder desde hace 26 años.

Las autoridades cerraron este miércoles a cal y canto el centro de Minsk y prohibieron la circulación de peatones y automóviles, según periodistas de la AFP para evitar manifestaciones.



Antes, decenas de mujeres formaron cadenas humanas en dos lugares de la capital para denunciar la dura represión policial contra las protestas que contestan la reelección el 9 de agosto.

La calma reinaba en la ciudad en comparación con las tres noches previas, en las que las fuerzas del orden detuvieron a unas 6.000 personas en el país, sin que se sepa cuántas permanecen detenidas.

En una entrevista con Radio Europa Libre/Radio Libertad, la escritora Svetlana Alexievich, única bielorrusa galardonada con un premio Nobel, acusó el miércoles al presidente Lukashenko de arrastrar al país a un "abismo" y lo instó a abandonar el poder.

Desde el domingo por la noche, la policía utiliza granadas y balas de caucho contra los manifestantes, mientras que en la ciudad de Brest (sureste) recurrió a balas reales, causando un herido. Unos 250 han sido ingresados en los hospitales. El acceso a internet se ha visto fuertemente perturbado.

En las redes sociales se han difundido vídeos de una violencia extrema de la policía contra los manifestantes, que el autócrata Lukashenko tilda de "desempleados con pasado criminal".

El miércoles, la televisión pública divulgó un reportaje que mostraba a seis supuestos manifestantes con el rostro golpeado y esposados que aseguraban "que no querían hacer la revolución".

 

#Bielorrusia #Protestas