• ALEJANDRA OROZCO

Celebran bajada de las Vírgenes de Copoya

Tuxtla.- Este jueves, la cultura zoque estuvo de manteles largos al celebrar una de sus fiestas más importantes: la Bajada de las Vírgenes de Copoya, que son tres advocaciones de la Virgen María: la del Rosario, la de la Candelaria y Olaechea, señaló Fernando de la Cruz Mendoza, albacea de la mayordomía zoque.



“Estamos en la octava de la fiesta de la Virgen del Rosario y hoy como pinta la costumbre le tocó la bajada de la Madre Santísima en casa de su prioste mayordomo, estando aquí en la casa de la señora Lupita Aguilar Cameras y el señor Juan Arturo Montesinos Hernández”, esto en San José Terán, en la capital chiapaneca.


Ahí permanecerán por 10 días hasta el 23 de octubre que retornan a Copoya tras la fiesta del 22, de ahí la bajada es hasta el otro año, en el marco de la fiesta de la Candelaria, empezando su peregrinar el 30 de enero para recorrer varios domicilios que hacen el pedimento un año antes, este 2022 se pretende que recorran hasta el 27 de marzo.



La comida tradicional es el molito de putzatzé y el guacasiscaldú, que es caldo de res con garbanzo y repollo, una forma de demostrar que no hemos dejado pasar la tradición y que esta perdura aún entre las nuevas generaciones.


“El sincretismo está, pero esta es una tradición zoque tuxtleca, del Tuxtla indígena, que a pesar de la urbanización nosotros seguimos festejando, tal como nuestros antepasados nos encargaron y nos dejaron”, finalizó.