• COMUNICADO

Chiapas, con las casas más pequeñas del país

Tuxtla.- De acuerdo a los resultados obtenidos en la Encuesta Nacional de Vivienda (ENVI), cada vez es más difícil hacerse de una vivienda propia, dejando de manifiesto la urgencia de más programas de vivienda y mejores tasas de financiamiento.



Así lo dio a conocer Lorena Grajales Velázquez, docente e investigadora de la Escuela Bancaria y Comercial campus Chiapas, quien destacó que de la muestra obtenida el 98 por ciento de las viviendas cuenta con sanitarios, 77 por ciento con agua entubada y 89 con una cocina separada, sin embargo aún nos hace falta mucha cultura para elevar la calidad de vida y bienestar.


Lo anterior toda vez que el grado de habitabilidad es una característica importante para considerar una vivienda digna, de lo cual tiene que ver con la seguridad y espacio habitable suficiente para los integrantes del hogar, en donde destaca que solo el 41.3 por ciento de la muestra tiene vivienda de 56 a 100 metros cuadrados, en donde figura el estado de Chiapas con mayor número de viviendas pequeñas lo que habla de rezago en términos de habitabilidad con un 43.5 por ciento de su total de viviendas, solo superado por Baja California Sur y Campeche.


De este modo, la docente e investigadora de la Escuela Bancaria y Comercial campus Chiapas, dijo que, uno de los principales problemas que reflejaron los datos respecto a la calidad de las viviendas en México, es que, 44.2 por ciento de las mismas presenta humedad y filtraciones, y 40.8 por ciento grietas y cuarteaduras, en donde nuevamente el estado de Chiapas se ubica entre los primeros lugares en problemas de filtración de agua pues el 58.3 por ciento presenta problemas de humedad y filtraciones y el 53.8 por ciento problemas de grietas o cuarteaduras, ubicándose también dentro de los primeros tres lugares por entidad federativa, superado solo por Oaxaca y Tabasco.



Grajales Velázquez, dijo que un dato de gran relevancia es que el 57.1 por ciento de las viviendas en México son propias pagadas, observando un decremento contra la encuesta 2014 que registró un 61.4 por ciento, contrario a las viviendas rentadas que registraron un aumento del 15.2 por ciento en 2014 al 16.4 por ciento en 2020, lo que demuestra que el 51.4 por ciento de viviendas rentadas son debido a que no se tiene acceso a crédito o no se tienen recursos.


La docente e investigadora resaltó que la distribución porcentual de viviendas adquiridas según fuente de financiamiento fue del 48.6 por ciento por Crédito INFONAVIT, el 38.0 por ciento por recursos propios, 14.8 por ciento por institución financiera privada y el 6.6 por ciento por crédito FOVISSSTE, lo que demuestra que solo una tercera parte puede poseer una vivienda con recursos propios, la mayoría de la población necesita de un crédito hipotecario para adquirirla siendo Infonavit la fuente de financiamiento principal.


Finalmente, la investigadora de la Escuela Bancaria y Comercial puntualizó que se necesita fortalecer el sistema hipotecario a nivel Nacional dando mayor impulso a las entidades con rezago en materia de viviendas, con programas que incentiven la cultura de mantenimiento y prevención de riesgos, y sobre todo, diseñar programas de financiamiento hipotecario que resulten más atrayentes y favorables al sector de clase media o baja.