• ALEJANDRA OROZCO

Clínicas y médicos deben estar debidamente certificados

Tuxtla.- La semana pasada en Tapachula, el área quirúrgica de una clínica fue clausurada por no contar con las medidas higiénicas necesarias para su correcto funcionamiento, derivado de una denuncia por el fallecimiento de una mujer que acudió a realizarse un procedimiento estético en sus instalaciones.


Este no es el primer caso de este tipo, por lo que la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios (Dipris), dependencia que realizó la verificación, señala que todo establecimiento hospitalario donde se realicen actos quirúrgicos y obstétricos deben contar con licencia sanitaria para su funcionamiento, misma que puede ser otorgada como estado o federación.

"Todas las clínicas deben de contar con requisitos mínimos indispensables que marca la norma oficial sanitaria, es decir un quirófano debe contar con las medidas que marca la norma de 5x5, debe contar con todas las especificaciones que es un piso conductivo, pisos de fácil limpieza, el área quirúrgica como tal deben estar divididas, áreas negras, área gris, áreas blancas", señaló Jesús Enrique Gómez Cruz, verificador y dictaminador de esta dependencia.

Estas medidas son necesarias para evitar el flujo y la contaminación cruzada, pues teniendo una infección nosocomial se puede complicar cualquier cuadro de salud y eso es lo que se busca evitar con las verificaciones periódicas.

Por otro lado, no solo es necesario verificar el inmueble, sino también a quienes realizan los procedimientos, hay muchos médicos que solo tienen ciertos cursos en medicina estética pero eso no los hace idóneos para realizar algunos procedimientos quirúrgicos.

"Todos los que realizan actos quirúrgicos están obligados a tener, de entrada, su título y cédula profesional de médico general, después la de especialista y luego estar registrados ante los consejos, según sea el correspondiente, ya sea el consejo de Cardiología, de Cirugía Plástica, etcétera, así como la certificación avalada por los mismos”, señaló.

Todo esto, según describió el médico, de manera visible, en la pared del consultorio o clínica, no es necesario pedirlo como pacientes, más bien deben exhibirlo al público y otro tip es verificar o buscar la cédula profesional en el registro nacional para corroborar que es real.

En este sentido, explicó que la Dipris realiza verificaciones ordinarias cada año en un plan anual, así como las extraordinarias cuando sucede algún evento furtivo como fue en esta ocasión, sin importar que ya haya sido verificada.

Para quienes incumplen la norma vigente, existen sanciones que dependen del análisis de riesgo que se lleve a cabo, van desde la suspensión de áreas o el establecimiento en su totalidad, aunque después toda esa verificación se somete a dictamen, que puede resultar en una suspensión definitiva y una sanción económica.

El verificador señaló que en lo que va del año, se han suspendido unas nueve clínicas en todo el estado hasta ahora; cabe mencionar que además de las irregularidades detectadas, si no es un riesgo real puede no ameritar una clausura.

La publicidad engañosa también puede ser un factor a considerar para detectar sitios o personas fraudulentas, ya que en ocasiones un procedimiento que de oferta muy barato puede llevar a complicaciones, a veces por economizar se someten a procedimientos dudosos, por lo que también vale la pena vigilar la publicidad, y finalmente hicieron una invitación a regularizarse a estos establecimientos.