• AFP

Como siempre desigualdad educativa en México


El Coronavirus acaparó todo en el mundo, vino a desequilibrar todos los sectores, siendo más duro con uno que con otro, pero educación sí que rompió todo logro. Al menos el sector empresarial por ahora empieza a funcionar, esperando que pueda haber un respiro en economía, pero la apertura de las empresas no garantiza nada aún. Lo que si es real es que en educación estamos varados, si de por sí en México estamos rezagados ante la pandemia tenemos un futuro más incierto en educación. Porque son meses de aprendizaje que no serán recuperados para millones de alumnos. Aunque miles de centros educativos han optado por su la enseñanza a distancia, no es lo mismo. La Secretaría de Educación Pública (SEP) descartó el regreso presencial a clases en agosto. El secretario de Educación, Esteban Moctezuma, tuvo un encuentro con integrantes del Consejo Nacional de Autoridades Educativas y ahí se señaló que están valorando la posibilidad de retomar las clases a distancia. Y ese es el verdadero obstáculo para millones de niños y niñas que no podrán hacerlo. El acceso a la tecnología y a los materiales necesarios para seguir estudiando mientras las escuelas permanecen cerradas es notablemente desigual. Del mismo modo, los niños que no disponen de ayuda suficiente para estudiar en casa apenas tienen medios que faciliten su educación. Las desigualdades inherentes en el acceso a las herramientas y a la tecnología podrían agravar la crisis mundial del aprendizaje.

Es fundamental proporcionar una diversidad de herramientas educativas y ampliar el acceso a internet para cada escuela y para cada niño. Al menos las escuelas particulares podrán garantizar las clases en línea, con un horario real de clases pero no será así para las escuelas públicas. Lo más probable es que no exista vigilancia para los docentes, así también para los alumnos y sino cuentan con la tecnología y el internet será peor. Imaginemos que son la mitad de todos los alumnos del mundo, unos 826 millones, carecen de “acceso a una computadora en su domicilio”. Sí acentuamos en Chiapas, de verdad que estamos por la calle de la amargura. Los niños de comunidades indígenas que se encuentran en lugares marginados geográficamente, no cuentan con herramientas que les permitan continuar sus clases por lo que su aprendizaje será severamente afectado. Y con mucha probabilidad más de la mitad de los estudiantes en los altos de Chiapas regresarán a clases. Los que regresen son niños, que además no cuentan con el servicio de internet, televisión, y la gran mayoría de las familias tampoco cuentan con radio, por lo que es casi imposible iniciar  el ciclo escolar.

El regreso a clases presenciales, se señaló, podría ser en septiembre pero solo en el caso de aquellos estados que estén en color verde del semáforo epidemiológico de Salud Federal, que mide la intensidad de la epidemia. A verdad, no es algo seguro es mas, muchos apuntan que es hasta enero el regreso a clases, en fin. Lo único bueno sería que la Secretaría de Educación en México establecierá no solo campañas de salud y brigadas para las escuelas sino estrategias para apoyar directamente con la educación, sin hacer menos a los sectores, se necesitaría abaratar a todos los niños de México desde las zonas rurales las zonas urbanas.

Entradas Recientes

Ver todo