top of page
  • RUBÉN PÉREZ

Conapred “mete en cintura” a agentes del INM, GN y policías

Tuxtla.- La Asamblea Consultiva del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) condenó las prácticas de extrema violencia en el uso de la fuerza por parte de los agentes federales de migración, guardias nacionales y policías locales en su aplicación de controles migratorios para detener la caravana de personas migrantes y en búsqueda de la condición de refugiado procedentes de América Central, Haití y otras regiones, y que son forzadas a salir de sus países por peligrar su vida o para huir de la pobreza.



En un documento, explicó que los medios de comunicación y organismos de derechos humanos han documentado diversos hechos de violencia indignante, como el del agente federal de migración que patea con saña el rostro a un migrante inerme derribado en el suelo y rodeado de agentes, o la de un agente federal de migración que abusa sexualmente de dos mujeres detenidas en una camioneta a través de manoseos y tocamientos corporales obscenos, “mientras ellas gritan desesperadamente para que no las separen de la hija de una de ellas que perdieron en la redada”.


Actos como éstos, dijo, deben ser objeto de suspensiones y sanciones administrativas; sin embargo, constituyen también probables delitos graves del fuero federal como lo es de tortura y otras violaciones graves a los derechos humanos de las personas en movilidad.


Además, aseveró que la actuación de las autoridades migratorias viola el marco legal nacional e internacional que protege los derechos fundamentales de las personas en situación de movilidad internacional, incluido el derecho de asilo, a no ser torturado/a y a la protección contra la violencia, incluida la sexual, así como el derecho a la igualdad y no discriminación.


“La aplicación brutal y excesiva de la fuerza y el lujo de violencia que se ejerce, como hemos visto, tiene un impacto mucho mayor entre personas con diversas vulnerabilidades, como las niñas, niños y adolescentes no acompañados, las mujeres embarazadas y con hijas e hijos pequeños, las personas mayores o las personas con discapacidades”, resaltó.



De hecho, aseveró que todo esto contrasta con el modo generoso en que el Estado mexicano ha recibido a las personas de nacionalidad afgana, cuya integridad y vida se encuentra también en peligro en su país de origen.


Ante ello, la Asamblea Consultiva del Conapred exigió que se detenga de inmediato la violencia física, sexual, sicológica y administrativa que se ejerce en contra de personas extranjeras que viajan de manera precaria hacia Estados Unidos y se les brinde el trato digno que por Ley se les debe dar.


“Que se sigan protocolos para garantizar el uso objetivo, racional y proporcional de la fuerza pública, y el enfoque diferenciado respecto a personas particularmente vulnerables debido a su género, edad, condición de salud o condición de discapacidad, entre otras categorías protegidas, y que se apliquen sanciones ejemplares contra los servidores públicos que hayan incurrido en responsabilidades administrativas y penales”, detalló.


Entre otras cuestiones, solicitó que se respeten los derechos a la no devolución, a solicitar refugio y a la regularización de la situación migratoria, conforme a las leyes de Migración y sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político y sus reglamentos y que el Instituto Nacional de Migración esté acompañado de personal especializado en derechos humanos, ya sea de instituciones públicas o asociaciones civiles, nacionales e internacionales, para salvaguardar el tránsito y trato digno que debe recibir toda persona extranjera que se encuentra en suelo mexicano.


Por último, exhortó a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados se le dote de personal suficiente para gestionar de manera pronta y expedita las solicitudes que recibe, “pues está completamente rebasada en esa labor”.

bottom of page