• AFP

Consecuencias del confinamiento en los niños de la casa


¿Qué padre no se encuentra preocupado por el rezago en que se encuentran sus hijos? En la mayoría de los hogares nos encontramos con problemáticas con nuestros hijos pero sobre todo preocupación. Pero existe una situación que probablemente estamos dejando pasar por alto, debido a que una de nuestras preocupaciones es lo escolar y con ello el aprendizaje pero no solo es eso.

El confinamiento del cual fuimos sometidos por el Covid-19 contribuyó a frenar el crecimiento en niños mexicanos debido a que se incrementaron los malos hábitos en los pequeños.

Carlos Antillón, endocrinólogo pediatra, señaló que el estrés de la vida actual y malos hábitos como el sedentarismo, la alteración en los horarios de sueño-vigilia, el uso prolongado de dispositivos electrónicos y una alimentación deficiente han contribuido en esta problemática. Detener la actividad física bruscamente no es trascendente a corto plazo; pero estar 20 ó 30 días sin apenas actividad afecta a su musculatura y a su velocidad de crecimiento, que en los niños tiene mucho que ver con la compresión vertical de los cartílagos. Correr y saltar durante el día fomenta esa compresión y eso hace que durante la noche los niños crezcan. Aunque los niños anden por casa, no es lo mismo.

Desafortunadamente, en los últimos cinco años hemos visto que entre 7 % y 10 % de los niños tienen un crecimiento más lento para su edad, y aunque no tenemos estadísticas, consideramos que esto se ha agudizado durante la pandemia.

El experto afirmó que el crecimiento es uno de los fenómenos "más fascinantes" de la naturaleza y señaló que la hormona del crecimiento juega un papel muy importante en él.

Explicó que esta hormona se produce en la glándula hipófisis situada en la cara anterior del cerebro.

Detalló también que al no dormir, los pequeños no pueden segregar la hormona del crecimiento, la cual se estimula especialmente con el sueño, lo que provoca que los niños estén bajos de talla.

Aseveró que la hormona del crecimiento alcanza su máximo nivel durante la noche y una vez que el niño está en la oscuridad, libera más amplios picos de esta hormona.

Si duerme antes de las nueve de la noche tiene un buen lapso para liberar altos niveles de la misma.

Sin embargo, aseguró que en medio de la pandemia la mayoría de los niños no consiguieron dormir antes de las 11 de la noche, incluso algunos duermen hasta la madrugada, lo cual altera su crecimiento.

Lo que resta como padres es poner más atención en el crecimiento de sus hijos, ya que los hábitos que tengan contribuyen a estimular o frenar su crecimiento.

Estar atentos al ritmo de crecimiento de sus hijos y vigilar que mantengan buenos

hábitos en cuanto a actividad física, alimentación y sueño.

Algo muy importante es evitar el sedentarismo. Que hagan entre 40 y 50 minutos de ejercicio diariamente, lo que estimula el crecimiento y favorece la salud mental.

Finalmente, dijo que en caso de que los pequeños no crezcan un promedio de 5 a 7 centímetros al año, es recomendable acudir con un endocrinólogo pediatra para dar el mejor tratamiento. Por esto muchos padres de familia quisieran ya regresar a las aulas para que sus hijos vuelvan a tener una vida social.

Entradas Recientes

Ver todo