• RUBÉN PÉREZ

Continúa hostigamiento por parte del INM, acusa Irineo Mujica

Irineo Mujica, representante de la organización Pueblos Sin Fronteras, advirtió que el hostigamiento y la persecución por parte de elementos del Instituto Nacional de Migración (INM) no cesa sobre todo en ciudades como Tapachula.



En actos de intimidación, dijo que esa dependencia montó un operativo a la salida del Juzgado Federal para tratar de detener a los migrantes que han efectuado las protestas las personas que se cosieron los labios.


Aseveró que la tensión ha aumentado, pues el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha lanzado amenazas veladas hacia los migrantes de su país, “dice que van a recibir un trato especial una vez que sean devueltos, lo que traducimos como una amenaza de muerte”.


Aclaró que los solicitantes de refugio se han manifestado debido a la nula respuesta por parte de las autoridades mexicanas. “Las personas expulsadas por las condiciones generadas por este sistema de miseria, exclusión y muerte, solicitan ejercer su derecho a la protección internacional en el sur de México, buscan regularizar su situación migratoria a través de las vías legales, pero las respuestas por parte del gobierno mexicano son inexistentes”.



Desde hace unos días, recordó, las personas decidieron manifestarse en la ciudad tapachulteca, y por ello realizaron marchas hacia las instancias en busca de respuestas a sus solicitudes.


A pesar de ello, destacó que la delegada regional del INM en Tapachula minimizó los acontecimientos, por lo que los solicitantes decidieron iniciar una huelga de hambre.


Tras varios días en huelga de hambre y de no ser escuchados, decidieron ocupar su cuerpo como método de lucha para ejercer presión a las autoridades.


No obstante, añadió, “el INM continúa en su postura de no tomar en cuenta a las personas, por el contrario, las nulifica, es decir, no las mira como personajes capaces de pensar en alternativas de resistencia, sino culpa de estas acciones a ‘los representantes’”.


Ante esta situación, Mujica solicitó la Comisión Nacional de Derechos Humanos, a las organizaciones de derechos humanos, al Alto Comisionado de Naciones Unidas que intervengan y con ello se frene el hostigamiento y la cacería de los migrantes.