• EFE

Corea del Norte dispara artillería cerca de frontera con Surcorea

Seúl.- Corea del Norte dijo que sus disparos de artillería realizados el martes en zonas cercanas a la frontera intercoreana fueron una "seria advertencia" al Sur en respuesta a unas maniobras que el país vecino se encuentra desarrollando.


En un comunicado publicado este miércoles, horas después de los disparos, el ejército norcoreano señaló que ordenó a sus unidades del este y el oeste realizar "disparos amenazantes y de advertencia" hacia el mar como "una poderosa contramedida militar" a los ejercicios de Seúl, que tildó de "provocación".

"La situación en la península de Corea está empeorando debido a las repetidas provocaciones militares de los enemigos en la zona de vanguardia", dijo un portavoz del Estado Mayor norcoreano, que aseguró haber detectado ayer decenas de proyectiles del Sur disparados desde lanzaderas múltiples durante más de siete horas.

Este lunes Corea del Sur inició sus maniobras anuales Hoguk, que se prolongarán hasta el 28 de octubre e incluyen la participación de unidades del Ejército de Tierra, las Fuerzas Aéreas, la Armada y el Cuerpo de Marines, y también de algunas tropas estadounidenses.

En la víspera las Fuerzas Armadas sureñas notificaron que Pionyang disparó unas 150 rondas de artillería desde zonas fronterizas a aguas del mar Amarillo y del mar de Japón.

Como ha sucedido en los últimos días, Seúl afirmó que los disparos fueron a parar a aguas junto a las fronteras marítimas oriental y occidental que ambos países delimitaron en un acuerdo militar firmado en 2018 en el que se comprometían a evitar maniobras ni ejercicios con fuego real en dichas zonas.


En ese sentido, el Estado Mayor Conjunto surcoreano (JCS) insistió en que estos ejercicios suponen nuevamente "una clara violación" del mencionado acuerdo militar.

El pasado viernes el ejército norcoreano lanzó un misil balístico (el noveno proyectil que disparó en un lapso de 20 días) y realizó también maniobras aéreas y disparos de artillería junto a la frontera en respuesta a otros ejercicios con fuego real de Seúl.

La tensión en la región está alcanzando cotas similares a las de 2017 a raíz del incremento en la frecuencia de los lanzamientos de proyectiles por parte norcoreana, las respuestas del Sur y la posibilidad de un nuevo test atómico, que sería el primero en cinco años.

Corea del Norte, que lleva completamente aislada del exterior desde el inicio de la pandemia y aprobó un plan de modernización de armas en 2021, ha rechazado retomar el diálogo con el Sur o Estados Unidos y, según muestran los satélites, lleva meses preparada para hacer una nueva prueba nuclear en Punggye-ri (noreste).