• ALEJANDRA OROZCO

Covid-19 repercute también en la piel

Tuxtla.- Cada día, nos damos cuenta de más secuelas y efectos del coronavirus, y quizá al priorizar nuestros pulmones y sistema inmunológico, nos olvidamos de un órgano sumamente importante: la piel.



La cosmetóloga Yessica Dehesa, señala que el virus en sí, o bien las medidas que utilizamos para no contagiarnos, pueden perjudicar nuestra piel más de lo que pensamos, pero más al haberlo padecido.


“El momento en el que estamos con el COVID y hasta después, podemos llegar a tener urticaria, picazón, brotecitos, hasta se nos puede llegar a escamar, como la piel no está al 100 por ciento, por eso empieza a tener este tipo de contraindicaciones”, dijo.


Estas secuelas pueden aparecer después de la semana, por estar creando anticuerpos, por lo general nos preocupamos por otros aspectos sin recordar que los medicamentos nos pueden debilitar y esto se refleja en la cara, así como en brazos, piernas, o bien, mediante la aparición de melasmas, que son manchas blancas u oscuras en la piel.


Por otro lado, aunque no estemos o hayamos estado enfermos, sí podemos presentar estos síntomas en la piel, sobre todo en la zona de la boca, debido a las medidas a las que nos apegamos día a día.


“Tener un cubre bocas seis, ocho horas por el trabajo, por hacer algún pendiente, lo que hace es que estamos respirando monóxido de carbono, porque todo nuestro aire está en esta zona, al estar respirando esto obviamente infectamos la zona, igual y la boca tiene muchos microbios, aparte no está oxigenando bien la piel y tenemos problemas de brotes, manchas”, comentó.



Incluso, la mayoría de pacientes presenta acné severo en la zona, incluso cuando nuestra piel sea sana, por lo que recomienda usar cubre bocas de tela y lavarlo diario, o bien, los desechables que se cambian a cada uso, además de no tocarnos la cara, porque muchas veces nos quedan residuos de alcohol en las manos y la piel se reseca.


La especialista recomienda limpiar, hidratar nuestra cara y usar todos los productos de la rutina de cuidado; a la par de una buena alimentación y tomar suficiente agua.


“En la mañana y si vamos en la casa en la tarde, volver a hacer todo: limpiar, tonificar y protector solar, y si solo tenemos el espacio de la mañana y noche que estamos en la casa, nos limpiamos antes de ir a trabajar o hacer nuestras labores, y cuando llegamos a la casa lo mismo, nos limpiamos, hidratamos, tonificamos y protección solar”, enfatizó.


Estas medidas nos ayudarán a tener mejor higiene y limpieza, lo que se traduce en una sensación de frescura y salud en la piel de todo el cuerpo, específicamente la de la cara, que tan expuesta está a estás consecuencias.