• Redacción

Crece la muerte de activista y periodistas


Lo que ha crecido en México sin duda es el activismo, así como el periodismo pero igualmente son actualmente actividades de alto riesgo. El asesinato es el último escalón de la violencia ejercida contra activistas y comunicadores, pues es precedida por una larga lista de acciones de difamación, amenazas, vigilancia, y violencias de tipo estructural, a través de los medios de comunicación convencionales, la vigilancia cibernética, los procesos legislativos y las estrategias policíacas. Dicho de otro modo, los activistas y los reporteros críticos se sitúan generalmente frente a un continuumde violencia, proveniente de diferentes fuentes. En manera particular, son los defensores de derechos ambientales quienes en comunidades indígenas y rurales se encuentran en mayor condición de vulnerabilidad. El encarcelamiento arbitrario en 2017 de Silvia Juárez, integrante del Movimiento en Defensa del Territorio Zoque, en resistencia civil y pacífica en contra de proyectos de exploración y extracción de hidrocarburos y de minería en el municipio de Tecpatán, Chiapas y la región; el asesinato, a comienzos de año, de Sinar Corzo, miembro del Comité Ciudadano Defensa de los Derechos Humanos Coloso de Piedra; y el reciente asesinato de Abiram Hernández, activista de derechos humanos que acompañaba a familiares de personas desaparecidas, son casos emblemáticos de la violencia que experimentan activistas en el sur de México.


La violencia contra comunicadores lleva años incrementándose de manera sistemática en México, sin justicia, México es el país más peligroso para ser periodista. De acuerdo con el último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura sobre la seguridad de los periodistas, México y Afganistán fueron las dos naciones más golpeadas por los asesinatos de comunicadores durante 2017 y 2018, con 26 y 24 homicidios, respectivamente. Los altos niveles de impunidad en el sistema de justicia mexicano y una pobre implementación de mecanismos de protección hacia periodistas, han convertido al país en uno de los más peligrosos para ejercer el periodismo en América Latina y el resto del mundo.   Lamentablemente, los homicidios de periodistas se han cometido desde hace mucho antes del año 2000, sin embargo, en los últimos 18 años, la violencia contra los periodistas ha incrementado significativamente sin que el Estado mexicano se ocupe por resolver la crisis de derechos humanos que viven los profesionales del periodismo. En los últimos 18 años, 115 periodistas hombres y 9 periodistas mujeres fueron asesinados en posible relación con su labor periodística. Los sexenios más violentos contra periodistas fueron los de Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018) con 47 asesinatos de periodistas en ambos gobiernos. En lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, hasta principios de abril han sido ultimados 4 periodistas.

¿TIENES ALGUNA DENUNCIA O ALGO QUE CONTARNOS

EL MEDIO DE TODAS LAS VOCES

El Sie7e de Chiapas es editado diariamente en instalaciones propias. Número de Certificado de Reserva otorgado por el Instituto Nacional de Derechos de Autor: 04-2008-052017585000-101. Número de Certificado de Licitud de Título y Certificado: 15128.

Calle 12 de Octubre, colonia Bienestar Social, entre México y Emiliano Zapata. C.P. 29077. Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Tel.: (961) 121 3721 direccion@sie7edechiapas.com.mx

Queda prohibida su reproducción parcial o total sin la autorización de esta casa editorial y/o editores.

NAVEGA

¡SÍGUENOS!

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram
  • Spotify
  • Apple Podcasts
  • Soundcloud
  • LinkedIn

© 2020. DISEÑO WEB Y PRODUCCIÓN MULTIMEDIA   |  www.ideasdementes.com