• ALEJANDRA OROZCO

Depresión posparto, un padecimiento real

Tuxtla.- Cuando una mujer da a luz, poco a poco la pérdida de todas las hormonas que ganó en el embarazo van haciendo estragos en su cabello, que comienza a caer, en su piel, que deja de brillar, pero sobre todo en su estado de ánimo, o más bien en su salud mental, dando paso a problemas de salud que incluso se consideran en el ámbito público.


Janeth López Balcázar, jefa de servicio de psicología en el hospital Pascacio Gamboa, señala que la depresión posparto es un estado que se presenta en las mamás que han pasado el cuadro de tener al bebé, aunque se entiende como tristeza o nostalgia es más complejo, pues no se presenta de la noche a la mañana, se va desarrollando conforme pasa cierto tiempo.

La especialista señala que se observan algunos signos para determinar que la persona padece este estado, ya sea distimia, depresión normal que aparece de tres a 12 meses posparto, esto se detecta en consulta externa y se le da seguimiento al notar algunos signos puntuales como fatiga, un cuadro de desvanecimiento hacia la vida, estos casos se refieren y a través de una entrevista clínica se llega al diagnóstico, resultando que del 12 al 15 por ciento de las pacientes tienen depresión posparto.

"Hay antecedentes, es decir la historia de la vida de la paciente, el medio en que se desenvuelve, todo esto y los cambios biológicos y orgánicos que va sufriendo el cuerpo, por supuesto, todo esto es como una ollita donde se le van poniendo todas las cositas, y es que al aliviarse, al tener a su bebé, como que uno se crea ciertas expectativas también de la vida que son a nivel inconsciente, no son totalmente conscientes y es ahí donde hay como ese choque a veces y que la persona cae en esos estados de tristeza sin aparente motivo, por así decirlo”, explicó.

De ahí la importancia de que cuando una persona nos dice que se siente mal, que tiene problemas de dormir, o “no sé qué me pasa”, hay que hacer caso, y en un momento dado recomendar una valoración con el especialista para referir o derivar al área correspondiente.


Por su parte, Cristian Domínguez Pérez, psicólogo clínico, añadió que las mamás tienen depresiones leves en determinado momento, por ejemplo en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) nacen los bebés prematuros y eso les genera depresión al verlos al borde de la muerte, para esto cuentan con un grupo de auto ayuda de 27 a 35 pacientes semanales, a las que se les brinda terapia de relajación, psicoterapia sola o en pareja, así como grupal, y si requiere se refieren a una atención personalizada, por ello el especialista recomienda a familiares y amigos, incluso a las propias mamás que valoren, que le den credibilidad a la salud mental, que pasa a último término, sin un valor agregado como tal.

Rocío Hernández Ruiz es psicoterapeuta, y señala que de la salud mental derivan las actividades cotidianas, el deseo de vivir, la imagen, por ello es importante fomentarla en las mujeres porque somos un eje en la familia, sea ama de casa o lo que sea, incluso si es niña, señora o adulta mayor, cada etapa de vida debe tener su atención y

con los años se ve cómo se prioriza.

"He visto que ha habido una evolución, antes costaba que asimilaran que necesitan atención psicológica y ahora he visto pacientes que ellas mismas solicitan la atención, como que ya hay un poquito más esmero en ver que algo está pasando", finalizó.

La depresión posparto es un problema real y debe considerarse como tal, pues incluso pone en riesgo la vida de la mamá y del bebé al tener una falsa percepción de la vida y el papel que ocupa, por ello cada vez se pone más en el foco de atención, para que no pase desapercibida ni se confunda con una tristeza pasajera.