• CARLOS LUNA

Después del frío, viene el calor para Chiapas

Tuxtla.- Luego de varios días de intenso frío en Chiapas alcanzará altas temperaturas para las siguientes, de acuerdo con los pronósticos meteorológicos oficiales, sin embargo, es importante que la población no baje la guardia pues la temporada invernal aún no termina.



En las últimas horas, el Organismo de Cuenca Frontera Sur de la Comisión Nacional del Agua, pronosticó para los primeros días de febrero, altas temperaturas de 24 a 34 grados en gran parte de Chiapas.


Mientras que en las regiones del soconusco e istmo costa, los valores de temperatura estarán entre los 36 y 40 grados centígrados.


Óscar Rascón, meteorólogo de la Conagua, refirió que habrá cielo despejado para los días uno, dos y tres de febrero, derivado del debilitamiento del aire frío en el sureste mexicano.


Para otras regiones como las zonas montañosas y altos de Chiapas, las temperaturas serán más frías.


Comentó que: “Durante las noches el ambiente en el estado, seguirá siendo frío, con temperaturas de 12 a 23 grados Celsius, en tanto que en las zonas montañosas de las regiones bosques, Tulijá, Altos, Meseta Comiteca y Sierra, la temperatura podría seguir entre los cero y diez grados Celsius”.


Ante las altas temperaturas que se registrarán los especialistas piden a la población a usar ropa ligera, de colores claros y manga larga, evitar realizar actividades al aire libre entre las 11 de la mañana y las tres de la tarde.


En caso de salir a la calle, es necesario usar filtro solar en las áreas expuestas al sol, así como cubrirse con sombrilla, gorra o sombrero. También es necesario mantenerse hidratado con agua natural y, de ser posible, no acudir a lugares concurridos donde se concentre el calor.


Se debe tener especial cuidado con los bebés, quienes aún no cuentan con madurez de los mecanismos que regulan su temperatura; en los adultos mayores, que por su edad avanzada han perdido esa capacidad de regulación, y los pacientes con alguna enfermedad crónico degenerativa, que por su situación médica se precipitan al golpe de calor.