• ALEJANDRA OROZCO

El 65 por ciento de epilepsias se controlan con fármacos

La epilepsia es una de las principales causas de consulta neurológica, tiene una incidencia de 8 por cada 100 mil personas, y se calcula que cerca de 50 millones la padecen en México.



A propósito de la reciente conmemoración de su día mundial, Jorge Castellanos, neurólogo clínico, señaló que la epilepsia es una enfermedad caracterizada por una alteración en la actividad eléctrica cerebral.


“Nuestro cerebro controla todos los movimientos y sensaciones a través de pequeñas descargas eléctricas, cuando estas se ven modificadas pueden aparecer síntomas motores, sensoriales, todo depende, y esto puede ser difícil de tratar, sobre todo de forma económica”, señaló.


Cuando nos referimos a la epilepsia de origen pediátrico, esta se puede deber a enfermedades genéticas o relacionadas con el embarazo, mientras que en su etapa adulta, depende de otras situaciones, como una cisticercosis, infartos vasculares o genética, según la edad.


“Una descarga anormal sería una alteración de cualquier tipo del funcionamiento que nosotros podamos tener, movimientos anormales de un brazo, de una pierna, de la cara, entumecimientos que duran poco tiempo, puede ser también alteración del estado de conciencia, que el paciente se desoriente o que llegue a presentar algunas alucinaciones, alteraciones de la visión, son muy variadas”, dijo.


Sin embargo, su principal consecuencia es un evento súbito, de un momento a otro, conocido como crisis convulsiva generalizada, es la más impresionante porque el paciente pierde todos los mecanismos de protección, cae y se puede lastimar en el suelo.


“Lo que se tiene que hacer es proteger la cabeza para que no se siga golpeando, retirar algunos objetos que estén cercanos que lo puedan lastimar más, no se debe introducir absolutamente nada en la boca, porque a veces los pacientes tienen la tendencia de que se muerden, se piensa qué tal vez con un objeto en la boca pueden evitar que se pueda lesionar y esto no sucede”, recomendó.



Al contrario, al introducir un objeto este puede causar el desprendimiento de un diente y obstruir la vía respiratoria, así como se puede lastimar un dedo y se complica más el caso; por lo regular, estos duran poco tiempo y no suelen ser mortales, se recomienda esperar a que pase y luego viene un lapso donde el paciente todavía no reacciona, por lo que se le debe acomodar y dejar reposar.


El tratamiento suele ser farmacológico, con anti epilépticos o anti convulsionantes, aunque también se recomiendan algunas cirugías para control, sin embargo, cerca del 65 por ciento de los casos se controlan con medicamentos; si uno no funciona, se dan dos o hasta tres combinados.


Finalmente, el especialista puntualizó que aún está en investigación el uso medicinal del cannabis para este padecimiento, sin embargo, sólo se puede usar para tipos específicos, que es la epilepsia refractaria, aunque todavía no se puede concluir que sea útil en el tratamiento.