• ALEJANDRA OROZCO

Emiten recomendaciones tras vacunación

Tuxtla.- Tras la primera fase de vacunación de adultos mayores en la entidad, es necesario señalar que los beneficiados aún no gozan de inmunidad total ante el virus, por lo que los especialistas e incluso la OMS recomendaron continuar con las medidas preventivas.



Jorge Sarmiento Castellanos, médico de la Jurisdicción Sanitaria I, señaló que la primera dosis apenas otorga una protección inicial, por lo que es necesario seguirse cuidando, y por supuesto aplicarse la segunda dosis en el periodo de tiempo recomendado.


“La primera dosis nos otorga una seguridad o más bien una eficacia hasta de un 56 por ciento, pero hay que esperar 12 días, por lo tanto se recomienda que la población continúe con las mismas medidas, que es el uso de cubre bocas o mascarilla, careta, gel para poder continuar con nuestra vida, y evitar las aglomeraciones”, dijo.


El médico señaló que después de 21 a 42 días, es cuando se debe aplicar la segunda dosis, que sea la misma vacuna que la primera (Pfizer, Astra Zeneca, etc), y así en conjunto se puede alcanzar una efectividad inmunológica de más del 90 por ciento.

Por otro lado, recomendó vigilar de cerca las reacciones secundarias, que pueden ser inmediatas u ocurrir dentro de los primeros cinco días, entre ellas puede haber una baja de presión o descompensación, así como algunas otras.


“Recordemos que las reacciones que pueden haber es dolor en la aplicación, dolor de cabeza, a veces fiebre pero con el control de paracetamol debe ser suficiente, si a pesar de ello continuaran con síntomas que asistan a su centro de salud”, dijo.


El especialista enfatizó que en los centros de salud se dará seguimiento a las reacciones por dicha vacuna, así como por teléfono se puede reportar cualquier efecto, que son normales y aplican según cada individuo, cada cuerpo es diferente y pueden presentar diversas reacciones.


Finalmente, el médico recalcó la importancia de aplicarse la segunda vacuna pese a cualquier efecto, pues es la única manera de obtener la protección, así como repetir la aplicación después de un año, o en el plazo que las autoridades de salud así lo consideren necesario.