top of page
  • AFP

¿En México existe la paridad de genero?


En cuestión de paridad de género, en México ha existido avance, pero aún falta mucho pero mucho por hacer. Porque realmente no existe una participación y representación equilibrada de mujeres y hombres en los puestos de poder y de toma de decisiones en todas las esferas de la vida (política, económica y social). Si vamos a las graficas de las elecciones políticas participativas sencillamente no existe paridad. La paridad política es necesaria para que las mujeres contribuyan a la toma de decisiones que afectan sus vidas y se beneficien del proceso de la democracia. La democracia paritaria propone un nuevo modelo de un estado inclusivo. Aunque ha decir verdad, actualmente, México es uno de los países que más ha avanzado con respecto a la representación política de las mujeres, gracias a la introducción de cuotas de género voluntarias en 1993 hasta la implementación de la paridad de género en 2014. De hecho, México es el primer y cuarto país en el mundo con la mayor proporción de senadoras y diputadas en el Congreso, respectivamente. Hace 68 años, las mujeres mexicanas ejercimos por primera vez nuestro derecho al voto. Ha pasado poco más de medio siglo y, desde que eso ocurrió, las mujeres no hemos cejado en la lucha para que nuestros derechos políticos sean una realidad. Algo que bien se podría considerar no sólo como una revolución, sino también como la única que ha transformado la realidad nacional por medios pacíficos y teniendo siempre a la razón de su parte. Concretamente en México existe: Una Cámara de Diputados, que debería llamarse de Diputadas, Diputados y Diputades, con 50% de mujeres electas.; Un 45.2% de las candidaturas para gubernaturas fueron ocupadas por mujeres; Más candidaturas de personas jóvenes a cargos de representación popular. 11 congresos estatales con mayoría de mujeres (Baja California, Ciudad de México, Coahuila, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Querétaro, Quintana Roo, Sinaloa y Yucatán). Y por último tenemos 6 gobernadoras, aunque falta avanzar para que más mujeres ocupen los ejecutivos locales. Sin duda estos avances son dignos de festejo, pero también de reflexión sobre lo que falta por hacer para alcanzar la paridad en todos los espacios y que esto se traduzca en la construcción de un Estado más justo, equitativo e igualitario para todas las personas. Estamos concientes de los avances pero esto no se dará por si solo, acá lo que queda como mujeres es seguir remando para seguir consolidando y que esta paridad siga. Al avance de la paridad en los congresos estamos seguras que seguirán los avances por la igualdad de género, pero no podemos olvidar que esto no ocurrirá por simple inercia, ni pensar que solo corresponde a las mujeres empujar esta agenda. Si bien el conjunto de reformas que promueven la paridad ha permitido la participación política de muchas mujeres, se sigue dejando atrás a aquellas que históricamente han estado subrepresentadas en los congresos.

Debido a esto, el INE impulsó este año por primera vez acciones afirmativas que dieron como resultado la llegada al congreso federal de 5 mujeres migrantes y residentes en el extranjero: 4 mujeres afromexicanas, 22 mujeres indígenas, 5 mujeres con alguna discapacidad y 4 mujeres de la diversidad sexual. La presencia de estas mujeres en el espacio político institucional implica el reconocimiento de sus derechos como ciudadanas que aportan a la construcción de leyes que hagan frente a las violencias sistémicas que enfrentan, y que muchas veces son ejercidas por el propio Estado.

bottom of page