• AFP

Entre economía, gastos y consumo


Una de las cosas que para México ha sido duro levantarse es la economía pero creo vamos por buen paso y justamente estamos en una temporada donde el comercio y turismo vamos bien. Las ventas han incrementado, incluso el empleo ya sea formal e informal y eso es muy positivo para todos. Aunque eso sí, los precios también han incrementado, como décimos por acá: “los precios están en las nubes”, pero es por la misma situación de rezago que hemos tenido. Esta situación pone de nueva cuenta a los mexicanos en la cuerda floja, porque si hay empleo, hay venta y turismo; pero en todo ha incrementando los costos.

La temporada navideña en México genera un movimiento social y económico que regularmente es favorable en cifras, sin embargo, a raíz de la pandemia por Covid-19 y la crisis que se registra en diversas ramas de la industria, este 2021 el panorama se advierte diferente. Hellosafe, plataforma internacional de comparación de pólizas de seguros en línea, realizó un estudio en el que se indica que el mes de diciembre resultará un 90% más caro que el año anterior para los mexicanos, puesto que los precios finales para los consumidores se han elevado por parte de las grandes empresas. Juguetes y productos decorativos que se importan desde Asia registran un incremento del doble de su precio ya que un contenedor de mercancía subió hasta 160% en cotización, mientras que el presupuesto de las familias en comparación con el 2020 disminuyó de $5,045 pesos a $4,500 pesos, un 10.8%. La inflación y los 41.2 millones de personas que, según revela el INEGI, están en desempleo, orillarán a cientos de familias a escatimar en gastos para sus celebraciones y convivencias familiares o laborales, lo que indudablemente hará que los comercios reduzcan sus ventas. Otros hechos que aumentan la dificultad de la situación son el aumento en los precios de la canasta básica, por ejemplo el arroz que aumentó un 77%, o el comercio informal que compite fuertemente con las cadenas de autoservicios, e incluso las marchas o plantones en las grandes ciudades que reduce desde el 20 hasta el 80 por ciento de ventas en un día. La verdad es que a partir del 2023, México regresará a sus niveles históricos de crecimiento de 2.5 por ciento, proyecta la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), luego de que el rebote estimado para este 2021 lo acortó a 5.9 por ciento desde 6.3 por ciento previsto tres meses antes y para 2022 anticipa un repunte de 3.3 por ciento en lugar de 3.4 por ciento, debido a incertidumbres sobre la inflación y el resurgimiento de contagios de COVID-19 que podrán impactar la evolución de la recuperación.

La sombra de la inflación permanece sobre el escenario económico, si bien se anticipa un retroceso luego de alcanzar su pico máximo en 2021, las perspectivas aún son inciertas y en caso de persistir las presiones sobre los precios al consumidor final, el banco central deberá de seguir elevando sus tasas de interés lo que sería un obstáculo para la recuperación del consumo doméstico, advirtió el organismo en su reporte sobre México. Si la recuperación se tambalea o la pandemia resurge, el gasto en protección social y la inversión pública debería aumentar aún más y retrasar la reducción gradual planificada del déficit fiscal. Ampliar el acceso a los servicios financieros, fomentando la competencia en los mercados financieros y acelerando la ejecución legal de los contratos, permitiría a las pequeñas y medianas empresas invertir más, crecer y aumentar la productividad, factor clave para la recuperación sostenida de México

Entradas Recientes

Ver todo