• EFE

Esperanza y cautela ante el avance de las vacunas contra la covid-19

Redacción Internacional.- Casi un año después de que China comunicara la aparición en su territorio de un nuevo coronavirus, ahora todas las esperanzas están puestas, aunque con cautela, en la eficacia de algunas vacunas en estudio contra una pandemia que suma 50,4 millones de casos y 1,25 millones de muertos.



Después de que el lunes la farmacéutica estadounidense Pfizer y la biotecnológica alemana BioNTech informaran de más de un 90 % de eficacia de la vacuna que desarrollan entre los participantes sin evidencias previas de infección, países e instituciones se apresuran a cerrar acuerdos para hacerse con dosis del compuesto una vez se compruebe su éxito y lo aprueben las autoridades reguladoras.


Ya se han suscrito, o se disponen a hacerlo, acuerdos de suministro para 2020 y 2021 de más de 570 millones de dosis, que incluyen opciones para comprar 600 millones de dosis más, con los gobiernos de Canadá, Japón, Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea (UE).


BioNTech pretende suministrar hasta 50 millones de dosis de esta vacuna antes de que acabe 2020 y producir hasta 1.300 millones el año próximo, aunque para ello primero tendrá que pedir a la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en sus siglas en inglés) autorización para su uso de emergencia una vez que consiga ciertas condiciones de seguridad, lo que espera para este mismo mes.


LOS PROYECTOS MÁS AVANZADOS

Entre los proyectos de vacunas más avanzados, además del de Pfizer-BioNTech y el de Sinovac-Instituto Butantan, están el del Centro de Epidemiología y Microbiología Gamaleya (Rusia), ya aprobado en ese país, entre críticas de precipitación en su autorización; la que desarrolla AstraZeneca con la Universidad de Oxford; la de Sinopharm con el Instituto de Wuham (China) o la de Sinopharm con el Instituto de Pekín.


También aparecen en la lista la de la firma biotecnológica estadounidense Moderna, la de la china CanSino Biologics, la de la belga Janssen Pharma (filial de Johnson & Johnson) y la de Novavax (EE.UU.).


Todas ellas ya están en fase III, después de haber superado las dos anteriores (cada vez sobre una muestra mayor) y, previamente, una preclínica que se realiza en animales de laboratorio para comprobar posibles efectos adversos, dosis e interacciones con el sistema inmune antes de probarla en humanos.


Y, tras la comercialización, hay otra fase en la que se vigila de forma continua la seguridad y la eficacia de la vacuna.



ACUERDOS CONTRARRELOJ

Este miércoles, la Comisión Europea prevé adoptar y firmar en los próximos días el acuerdo con Pfizer y BioNTech para suministrar 300 millones de dosis de la vacuna.


Ante el avance de algunos de los proyectos, el Reino Unido anunció que estará listo para vacunar contra la covid-19 el 1 de diciembre si se confirma la idoneidad de la vacuna desarrollada por Pfizer-BioNTech o alguna otra.


Los grupos preferentes para ser inmunizados en el Reino Unido serán las personas mayores y los trabajadores del sector sanitario y de atención social y, allí, se planean establecer clínicas que estarán abiertas los siete días de la semana para proceder a la vacunación.


España, por su parte, dispondrá de 20 millones de dosis de vacunas de Pfizer, que inmunizarían a 10 millones de personas desde finales de año o principios de 2021.


LA COVID-19, EN ASCENSO

Según la OMS, la curva de contagios a nivel mundial de la covid-19 sigue en ascenso y en un solo día se ha registrado medio millón de casos nuevos y 6.100 fallecimientos con coronavirus.


Al frente de los peores datos está América (21 millones de contagios), seguida de Europa (13 millones) y sur de Asia (9,7 millones).