• EFE

Europa no frena la pandemia y sube la tensión por el retraso de las vacunas

Madrid.- Portugal y España siguen batiendo récords de contagios y fallecidos en la tercera ola, mientras el Reino Unido anunció cuarentenas en hoteles para viajeros que procedan de zonas de alto riesgo y Francia admite que el toque de queda no es suficiente para frenar la pandemia.



El impacto de los datos coincide con los retrasos en la entrega de las vacunas de la empresa anglo-sueca Astrazeneca, que ha llevado a la Comisión Europea a aumentar la presión contra esta compañía, a la que exige que cumpla con los suministros pactados en los contratos firmados con Bruselas.


PORTUGAL AL LÍMITE


Portugal roza los límites de su capacidad en una nueva jornada de récord, con 293 muertes, y con traslado de medio centenar de pacientes de un hospital por una inédita sobrecarga de la red de oxígeno. Los acogen otros centros, que avisan: pronto no podrán abrir más camas.


Este miércoles Portugal sumó otro mazazo con 293 fallecidos reportados, dos más que el pico máximo registrado un día antes, y 15.073 nuevas infecciones, muy cerca del récord anterior de 15.333 contagios.


En paralelo, los hospitales han declarado la alerta más grave hasta la fecha. Unos 53 pacientes tuvieron que ser llevados anoche del hospital Amadora-Sintra, en la periferia lisboeta, a otros centros de la capital después de que la red de oxígeno desbordara su capacidad y la presión disminuyera.


RÉCORD DE INCIDENCIA EN ESPAÑA


España marcó este miércoles otro récord de incidencia de la tercera ola de la covid-19, al llegar a los 900 casos de media por cien mil habitantes en 14 días, además de notificarse otros 40.285 contagios y 492 muertes más en 24 horas.


La presión hospitalaria en las unidades de cuidados intensivos también vuelve a subir, hasta casi el 42 % de las camas ocupadas con enfermos de covid-19.


Respecto a la incidencia, seis regiones (Castilla-La Mancha, Castilla y León, Comunidad Valenciana, Extremadura, Murcia y La Rioja) superan el millar de casos.


REINO UNIDO


El Reino Unido comunicó hoy 1725 nuevos muertos por coronavirus, la segunda mayor cifra de fallecidos diarios desde que comenzó la pandemia, tras los 1.820 que registró hace una semana.


El incremento de fallecidos e infectados se produce después de que el primer ministro británico, Boris Johnson, haya anunciado que los colegios no reabrirán en Inglaterra al menos hasta el 8 de marzo.


El Gobierno británico ha expresado su preocupación por la amplia expansión de una variante del virus detectada por primera vez en el sur de Inglaterra, que se considera entre un 30 % y un 70 % más contagiosa y puede estar asociada a una mayor mortalidad.


También teme la llegada de nuevas mutaciones que puedan ser resistentes a las actuales vacunas, por lo que hoy anunció que los pasajeros que lleguen desde países considerados de riesgo deberán mantener una cuarentena de diez días en hoteles u otros establecimientos.


Johnson recalcó además que es "ilegal" abandonar el Reino Unido por motivos de ocio, dado que el actual confinamiento obliga a los ciudadanos a permanecer en casa salvo por motivos esenciales.


FRANCIA


El Gobierno francés admitió este miércoles que el toque de queda en vigor en Francia desde las seis de la tarde hasta las seis de la mañana no ha logrado frenar con la eficacia esperada la circulación del coronavirus, por lo que estudia implantar mayores restricciones.


"El toque de queda tiene una eficacia relativa, real pero insuficiente a estas alturas", destacó en rueda de prensa el portavoz gubernamental, Gabriel Attal, tras la celebración de un Consejo de Ministros y de un Consejo de Defensa.


Entre los escenarios barajados figura tanto el mantenimiento "improbable" del toque de queda actual, adelantado de las 20 a las 18 horas el pasado 16 de enero en toda Francia, como un nuevo confinamiento estricto.


Sería el tercer confinamiento, tras los que tuvieron lugar de mediados de marzo a mediados de mayo de 2020, en el que cerraron colegios, restaurantes y comercios no esenciales, entre otros, y el aplicado de finales de octubre a mediados de diciembre, más flexible y que mantuvo las escuelas abiertas.



TENSIÓN POR LAS VACUNAS


La Comisión Europea (CE) exigió este miércoles a la farmacéutica anglo-sueca AstraZeneca que respete sus compromisos legales y "morales" y encuentre una solución para entregar las dosis de su vacuna firmadas con la Unión Europea y que ha anunciado que no podrá suministrar a tiempo.


"Estamos en una pandemia. Perdemos gente todos los días. Esto no son números, son personas", declaró en una rueda de prensa la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, quien, tras cierta confusión a lo largo del día, confirmó que este mismo miércoles celebraría una nueva reunión con la farmacéutica para abordar el problema.


La Comisión Europea ha invertido 336 millones de euros para ayudar al desarrollo y a la producción de la vacuna de AstraZeneca, si bien aún no ha desembolsado todo el dinero.