• AFP

¿Existe los derechos humanos para el adulto mayor?


Los derechos humanos son prerrogativas que corresponden a todos los seres humanos, sin distinción alguna, cuyo ejercicio es indispensable para el desarrollo de la vida. Son inseparables del ser y estar en la vida. En contraste con la visión individualista de los derechos, los derechos humanos pertenecen tanto a la persona como pertenecen a la colectividad. Son ejercicios colectivos. No se pueden ejercer plenamente en soledad y tampoco se vulneran unilateralmente. Están establecidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, con 30 derechos muy claros-, en otros convenios internacionales firmados por México, y en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el Capítulo I, con 29 artículos y una serie de derechos descritos en forma indirecta y rebuscada -lo siento, pero es verdad. Luego han sido organizados por la Comisión Nacional de Derechos Humanos en 55 derechos, o grupos de derechos. Algunos particularizan aspectos relevantes para segmentos de población, como la seguridad jurídica en las detenciones ante la autoridad judicial, o el grupo de los derechos de los migrantes, o de las niñas, niños y adolescentes, o de las personas adultas mayores. No todos los adultos mayores son vulnerables, ni todas las mujeres, o lo infantes, o las personas indígenas, o las personas con identidades distintas. Aunque las condiciones sociales en México son más favorables para un sexo que para el otro, para algunas identidades que para otras, y para unos grupos sociales que para otros, asumir a las mujeres, por ser mujeres, o a los mayores, por ser mayores, como vulnerables, es extender la etiqueta de la discriminación. Aunque sea en el campo de las buenas intenciones. La referencia genérica de los llamados grupos vulnerables es conceptualmente totalizadora. También es una forma de reducir la realidad, pero metiendo todo en un ovillo.

Al emplear el término de vulnerabilidad, debemos asegurarnos que nos refiramos a personas o a un segmento de población, claramente identificado y diferenciado, que presenten condiciones concretas de carencia social. Es decir, cuando no ejerzan uno o varios de sus derechos. Se reconocen en nuestro país iv desde los ordenamientos internacionales firmados por México, que según la reforma constitucional de derechos humanos de 2011 están al mismo nivel que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El ejercicio de los derechos sociales es crítico para la vivencia del bienestar objetivo y subjetivo de la población. Pero a diferencia de otros grupos de edad, cuando las personas adultas mayores tienen carencia de derechos sociales lo viven en condiciones más agudas que como se vive la pobreza en otras edades. Porque hay factores asociados, como la falta de figuras que cuiden desinteresadamente y sin límite de tiempo -como los padres-; la disminución de habilidades y las afectaciones a la salud por la edad; la incertidumbre por la proximidad al final de la vida, y en algunos casos, el alejamiento de la familia, el maltrato o el abuso económico y sobre sus pertenencias.

Entradas Recientes

Ver todo