• RUBÉN PÉREZ

Familiares de víctimas de “colectivazo” exigen justicia

Tuxtla.- Por segundo día consecutivo, familiares de las dos personas muertas y 11 lesionadas tras el accidente el pasado lunes como al mediodía del colectivo de la ruta 115, se manifestaron en la entrada de la colonia San José Terán, a fin de presionar a las autoridades para que se haga justicia.


Como se informó, el martes por la noche, y ante el enojo porque ninguna instancia gubernamental ni la empresa aseguradora los habían atendido, los colonos organizados y los familiares de las víctimas no solo efectuaron un bloqueo, sino que quemaron una “unidad” de esa misma ruta.

En entrevista, Fabiola Palacios, familiar de Candelaria Palacios López, cuyo estado de salud fue reportado como grave luego de ese hecho, lamentó que, hasta este jueves, no hubiera avances significativos en cuanto a la reparación de los daños, entre otros.

“Mi tía está intubada, y los doctores no nos dan mucha esperanza; anoche (pasado miércoles) salió de la hemodiálisis, pero no hay mejoría, sigue muy grave” en el Hospital General “Dr. Gilberto Gómez Maza”, relató.

Tras dejar en claro que a Candelaria se le reventó la vejiga, sufrió fracturas en la pelvis y su riñón prácticamente no funciona, aclaró que ya transcurrieron tres días y no “vemos nada claro, pues de hecho esperamos un día para ver si alguien se acercaba”.

Este martes, decenas de personas volvieron a bloquear la entrada a la mencionada colonia, e inclusive “secuestraron” otros tres colectivos de la ruta 51, mismos que, de igual forma, pretendían incinerar.


De hecho, propietarios de esa ruta llegaron a la zona de manifestación para dialogar con los inconformes, quienes, al parecer, les solicitaron 50 mil pesos por cada “unidad”, para que no fueran quemadas. Asimismo, arribó el comisariado ejidal de esa zona, quien trató de explicar que la aseguradora sí se haría cargo de los gastos de la póliza de la combi accidentada.

En el mismo lugar, comentó que su hija Verónica Adriana Díaz, de 31 años de edad, estuvo internada en el Hospital General “Dr. Gilberto Gómez Maza”, pero evidenció que no recibió la atención adecuada.

Incluso, reveló que la tuvo que llevar a un hospital particular, donde le diagnosticaron fracturas de tres costillas y un esguince de tercer grado en el cuello.

“Ahorita está inmovilizada, aunque está consciente, pero existe el riesgo de que se le pueda perforar el pulmón”, aclaró la denunciante, quien lamentó que los médicos del hospital público no hayan hecho una valoración correcta.

De hecho, manifestó su preocupación porque su hija es el sustento de su hogar, pues ella les ayuda con todos los gastos, pero al menos durante un mes, dijo, no podrá trabajar en un negocio de alimentos que tiene en la ciudad de Chiapa de Corzo.