• AGENCIAS

Federer y su estado físico

Duras palabras de Roger Federer al medio suizo Le Matin. Duras para los fans y para el ambiente todo del tenis. Porque el suizo, a corazón abierto, fue a fondo y confirmó sin más que será difícil verlo de vuelta antes del verano europeo de 2022.



Lo había confirmado Ivan Ljubicic, uno de sus coaches pero, verlo con muletas en la última Laver Cup de Boston fue un llamado de atención. Si bien muchos pensaban que iba a poder llegar a tiempo para el Abierto de Australia, las noticias no son para nada alentadoras. Su rodilla seguía molestándole, y por eso decidió operarse de nuevo para ganar calidad de vida.


Se sabía que su vuelta a las canchas no iba a ser al corto plazo, pero las fechas que empieza a manejar el suizo y que revela en la entrevista muestran el real alcance de la lesión que tiene en esa rodilla derecha: “No podré salir a correr hasta enero y no podré entrenar con pelota hasta marzo o abril. Me sorprendería muchísimo si llegase para jugar en Wimbledon (2022)”.


Federer tiene claro que volverá. Es su voluntad y quiere despedirse en cancha y no a través de un comunicado o una conferencia de prensa: “No me importa si regreso en 2022 o 2023, con 40 o 41 años. La pregunta que me hago es si podré torturarme todos los días para mi regreso. Mi corazón, hoy, me dice que sí. Aunque sé que el final está cerca, me gustaría intentar jugar un par de partidos importantes más de nuevo”.


Con solo 19 partidos jugados en dos temporadas, Federer persiste en su idea: “Nadie lo sabe, ni los propios médicos (si podrá pelear por los Slams el día de mañana). Yo, aún mantengo la esperanza. Mi mundo no colapsará si eso no vuelve a suceder, pero mi sueño ahora es poder volver. Creo en este tipo de milagros porque ya los he visto. Me gustaría volver a ver lo que puedo lograr como tenista profesional”.

Entradas Recientes

Ver todo