• ALEJANDRA OROZCO

Futbolista chiapaneca, en próxima película de Netflix

Tuxtla.- Si hablamos de deporte hay muchos jóvenes que destacan dentro y fuera de la cancha, una de ellas es Mónica Sánchez Hernández, quien a sus 27 años es una de las mejores jugadoras de fútbol y eso la ha llevado muy lejos.


Originaria de El Parral, inicia desde los ocho años en el fútbol y llega a jugar a la Selección Chiapas a los 14, entonces se viene a vivir a Tuxtla para ello.

"Creo que fue un trayecto muy complicado porque vengo de una familia que son de bajos recursos. pero como me gustaba el fútbol quería crecer como persona y como jugadora", cuenta.

Para ella, jugar fútbol significa olvidar las cosas que vivió cuando estaba pequeña, pues lamentablemente su papá era alcohólico y golpeaba a su mamá, son cinco hermanos pero allá la vida es más complicada, y su mamá no contaba con apoyo para salirse, por eso le gusta que la vean jugar y que los niños se inspiren a través de ella.

Juega como portera y contención, y debido a su gran corazón pertenece a la fundación "De la calle a la cancha", donde fue campeona mundial de street soccer, llevaba cinco años trabajando muy duro, y gracias a su buen desempeño y por ser una de las mejores jugadoras en el mundial, la invitaron a ser parte de esta película.

"Cuando me dieron la noticia pues no lo creía, porque era fuera del país y ser parte de un elenco tan grande y ser parte de algo que en mi vida no había pensado que iba a pasar, sí fue algo muy sorprendente para mi". Señaló.

Así es como en agosto del año pasado parte para estar un mes y medio en Italia participando como doble en esta película, que trata de fútbol y propició la convivencia con chicos y chicas de cinco países invitados; sin embargo no todo fue fútbol, pues ahí conoció a personas que también sufrieron como ella cuando inició y convivieron mucho.

“Me siento muy orgullosa de ser mujer, de ser parte de este deporte tan bonito porque aún se sufre cuando dicen que todavía es para hombres y las mujeres no pueden, aunque es todo lo contrario, se necesita disciplina y dejar muchas cosas para seguir jugando y ser un ejemplo”, señaló.


Si se le da la oportunidad, quiere ser jugadora profesional, o ayudar a niños de bajos recursos que tengan el talento y las ganas, ya sea para dedicarse al fútbol o a otra carrera, hacer una fundación o canalizarlos a otras instituciones.

"Yo les diría a quienes tienen un problema o una adicción, que no se queden ahí, que salgan, que sigan adelante, que tienen talento, si no hacen deporte tienen talento en otras

cosas y que sigan viviendo la vida porque la vida es una y hay que darle para adelante", finalizó.