• AFP

Hay unos a favor y otros en contra de la Reforma Eléctrica


Sobre la Reforma Eléctrica existen puntos a favor y puntos en contra, al final como mexicanos esperamos que la decisión de que se tome sea realmente y no se fallido como siempre. Si bien sabemos Reforma significa cambios, y es precisamente lo que se pretende con la Reforma Eléctrica. Recordemos que el titular del Ejecutivo Federal, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), presentó el 30 de septiembre de 2021 al Congreso una iniciativa de reforma constitucional relacionada con el sector energético de México (la Reforma). A pesar de que la propuesta se ha presentado como una reforma de los sectores eléctrico y de energías renovables en México, los cambios propuestos tienen también un impacto directo en toda la cadena de valor del sector hidrocarburos. En esencia, la Reforma se centra en consolidar el control de todas las actividades del sector eléctrico. La Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex) pasarían a ser consideradas entidades gubernamentales, en lugar de empresas productivas del estado. Obviamente existe gente a favor y en contra. Los diputados federales realizan foros en el estado de Chiapas a fin de dar a conocer a los ciudadanos los beneficios de la Reforma Energética que pretende la 4T en la Cámara de Diputados y que supuestamente tendrá como uno de los principales beneficios la disminución en las tarifas de energía eléctrica, las cuales son carísimas para los hogares, pero según los legisladores en la explicación técnica que dan a los ciudadanos las empresas pagan actualmente cuatro veces menos que cualquier mexicano en su recibo, lo cual cambiaría, al avalar la reforma que se pretende en el país. Incluso, el diputado federal Jorge Luis Llaven Abarca, al encabezar un foro en el municipio de Chiapa de Corzo, explicó que las leyes vigentes en la actualidad le dieron entrada a capitales privados a tal grado que la Comisión Federal de Electricidad y Luz y Fuerza del Cetro, quebraron por intereses de los neoliberales que ante la crisis económica que enfrentaron en 1994 y las fuertes condiciones del Banco Mundial para prestarle dinero a México, provocaron que el país abriera el mercado eléctrico a la industria privada. De tal manera que en 1994 empresas privadas en su mayoría extranjeras empezaron a producir energía para venderla exclusivamente a la Comisión Federal de Electricidad bajo el esquema de productor independiente de energía y durante los gobiernos panistas estos, se dispararon con la firme intención de terminar con la CFE, que en sus orígenes era un gran generador para el país y podía otorgar mejores tarifas que las que actualmente se tienen. De acuerdo a la información que difunden se licitaron contratos millonarios y en el caso de los contratos de gasoductos privados señalan que desde hace tiempo hay sie7e que no entregan el gas a México, pero la CFE está obligada a pagar como si lo recibiera, lo cual es a todas luces un fraude, además de que ejemplifican que mientras una familia común paga 5.20 por kilowatt de energía una empresa como Oxxo o Walmart paga 1.70 pesos, lo que resulta un exceso que se terminaría para tener un pago más justo al aprobar la Reforma Energética que promueven por todo el país. Sin embargo, las fracciones parlamentarias del Partido Acción Nacional, por ejemplo, es de las que más se opone a llevar a cabo la reforma al considerar que no es lo mejor para el país, pues considera que lo que se pretende es monopolizar el mercado.

De acuerdo al Marc Cortes del PAN, pese a que en otros países hay una revolución energética, en México se pretende regresar al pasado, pasando por las energías limpias, sin embargo Morena y el PVEM defienden esta postura y aseguran que la CFE genera energías limpias y que la pretensión es favorecer el bolsillo de los mexicanos. En fin, pronto veremos si esta reforma realmente nos favorece o termina de ampeorarnos, porque finalmente todos los gobiernos tienen intereses personales de fondo que son los que menos se dan a conocer y los legisladores, terminan por aprobarlo por encima de sus representados y cuando es así en lo que menos piensan es en el pueblo de México.