• AFP

Hoy no en todos los hogares están de fiesta


Hoy celebramos el Día de las Madres, prácticamente segundo año en medio de la pandemia del Covid-19; por ello las autoridades piden a la población mantener una celebración preventiva, que evitemos reuniones masivas que pongan en peligro la salud y vida de las madres chiapanecas ante la pandemia de COVID-19. Así también mantener una actitud responsable y festejar con sana distancia y de manera virtual. Tristemente en este año, muchos no podrán celebrar a sus mamacitas, porque el Covid-19 hizo estragos. Pero no solo la pandemia, desafortunadamente estamos en tiempos difíciles para la mujer, que además la pandemia incremento las cifras de feminicidio y violencia de género. En Chiapas el delito de feminicidio incrementó entre el 2019 y 2020 un 40 por ciento. En promedio se cometió un feminicidio por semana durante el 2020 en la entidad. De acuerdo a este reporte de enero a diciembre del 2020, la tasa por feminicidio registró 0.50 CI por cada 100 mil habitantes en Chiapas. La tasa nacional fue de 0.74 CI. Los municipios con mayor tasa por cada 100 mil habitantes fueron: Metapa, Coapilla y Benemérito de las Américas. El que presentó mayor aumento con un 97.44 por ciento fue este último municipio. Es triste, ver un hogar sin una madre, sobre todo cuando ha sido eliminada por la violencia, incluso hay hogares donde la mujer vive como esclava por la violencia en la que vive y se mantiene callada. La violencia contra la mujer -especialmente la ejercida por su pareja y la violencia sexual- constituye un grave problema de salud pública y una violación de los derechos humanos de las mujeres. Las estimaciones mundiales publicadas por la OMS indican que alrededor de una de cada tres (30%) mujeres en el mundo han sufrido violencia física y/o sexual de pareja o violencia sexual por terceros en algún momento de su vida. La mayor parte de las veces el agresor es la pareja. En todo el mundo, casi un tercio (27%) de las mujeres de 15 a 49 años que han estado en una relación informan haber sufrido algún tipo de violencia física y /o sexual por su pareja. Desafortunadamente el confinamientos durante la pandemia y sus repercusiones sociales y económicas han aumentado la exposición de las mujeres a parejas con comportamientos abusivos y a factores de riesgo conocidos, al tiempo que han limitado su acceso a diferentes servicios. Las situaciones de crisis humanitarias y desplazamientos pueden agravar la violencia, como la violencia de pareja y la violencia sexual por terceros, y dar lugar a nuevas formas de violencia contra las mujeres. Hoy no en todo los hogares existe la felicidad, hoy muchos hogares existe un silencio por ser presas de la violencia y otros hogares ya existe el vacío a causa de la violencia de género. Por eso es urgente que se implementen acciones para prevenir, sancionar y erradicar la violencia en contra de las mujeres. En Chiapas como lo mencionábamos al principio ha sido víctima de la violencia de género; el municipio de Metapa se encuentra en los primeros lugares de los delitos de homicidio doloso, feminicidio y violación.

Los dos últimos ligados a relaciones de género. En violencia familiar los primeros lugares los tienen: Tapachula, Mapastepec y Tonalá. En violación, además de Metapa, también se encuentra Frontera Hidalgo, que es otra localidad de la misma región. Lo que reflejan estos datos es que hay delitos relacionados a la condición de género que están teniendo una incidencia alta en una zona determinada. Es lamentable esta situación, como medio de comunicación mandamos felicitaciones a todas las madres en su día y guardamos un minuto de silencio por todas las madres que partieron por la pandemia o por víctimas de la violencia de genero.