• AFP

Igualdad y violencia de género, un programa sin presupuesto


Vamos con otra pregunta, ¿sabemos qué es el gasto publico?, Los gastos públicos constituyen las transacciones financieras que realizan las jurisdicciones y entidades públicas en un período determinado para adquirir los bienes o servicios que requiere la producción, o para transferir los recursos recaudados a diferentes agentes económicos. Recordemos entonces que, para el cumplimiento de sus fines, el Estado debe realizar ciertas erogaciones en personal, insumos, equipos, etc., que denominamos gasto público. A lo largo de esta asignatura, solo consideraremos gasto público a aquél que implique aplicación de recursos en moneda, expresión que resulta de absoluta coherencia con la definición y objeto de estudio de las Finanzas Públicas. Durante 2021, los programas del gobierno federal para erradicar la violencia contra las mujeres y fomentar la igualdad de género gastaron menos dinero de lo que les aprobó el Congreso, que ya era reducido. Un programa sin presupuesto, diseño y evaluación de resultados no existe.

Recientemente se publicaron los datos sobre el cierre del gasto del gobierno federal en 2021. Revisamos los principales programas con objetivo específico para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres, así como para fomentar la igualdad de género. Hay que decirlo: no son muchos los programas que tengan este objetivo principal. ¿Qué encontramos?. Lamentablemente, los datos muestran que prácticamente todos los programas con este objetivo gastaron por debajo de su meta aprobada para el año. Dentro de las cuestiones que generan mayor preocupación es observar que los programas con el objetivo específico, en sus reglas de operación y matriz de indicadores de resultados (MIR), de prevenir, atender y erradicar la violencia contra las mujeres no cumplieron con su meta de gasto. Tal es el caso del Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF) que gastó 1.6 millones de pesos menos (-1%) que lo aprobado por el Congreso. El Programa de Apoyo para Refugios Especializados para Mujeres Víctimas de Violencia de Género, sus hijas e hijos gastó 6.4 millones de pesos menos (-2%). Y el programa Promover la atención y prevención de la violencia contra las mujeres gastó 45.9 millones menos (-15%). Las cifras sobre violencia contra mujeres y niñas presentan un escenario grave. Los programas con el objetivo de diseñar la política para prevenir, atender y erradicar la violencia contra las mujeres señalan haber cumplido con sus metas en 2021.

Sin embargo, la realidad muestra que el problema no solo persiste, sino que ha aumentado, y, por lo tanto, es necesario replantear las estrategias de los programas. Si bien la atención a las víctimas debe garantizarse, la prevención y la justicia para las víctimas deberían ser un aspecto prioritario de la estrategia. Sabemos que, sin presupuesto, un programa no existe, pero no solo es el gasto también se trata del diseño de los programas y de la evaluación de resultados. Una cosa queda clara: seguimos estando lejos de asegurar los derechos de las mujeres y niñas a tener una vida libre de violencia en México.