• EFE

Israel y la Yihad Islámica firman alto el fuego tras 44 muertos en Gaza

Jerusalén/Gaza.- Israel y la Yihad Islámica Palestina (YIP) alcanzaron un acuerdo de alto el fuego mediado por Egipto que puso fin a una escalada de violencia de tres días que ha dejado al menos 44 muertos palestinos, entre ellos 15 niños, y más de 360 heridos.


El acuerdo anunciado por la Yihad Islámica e Israel entró en vigor este domingo a las 23:30 hora local (20:30 GMT), aunque fue seguido por el lanzamiento de una última serie de cohetes desde la Franja de Gaza. Pocos minutos antes de la hora marcada también se registraron intercambios de fuego.

Tras mantenerse la calma al menos por ahora, se espera que este acuerdo marque el final de tres sangrientas jornadas de intercambios de fuego, iniciadas el viernes por una "ofensiva preventiva" israelí en Gaza.

Después de múltiples intentos fallidos, las negociaciones de un cese de hostilidades llegaron a buen puerto con la visita hoy de una delegación egipcia a la Franja, donde se ultimaron los detalles.

De esta manera, Egipto vuelve a tener un rol decisivo como interlocutor entre Israel y las milicias palestinas, al igual que en ocasiones pasadas, como durante la escalada bélica de mayo del año pasado.

El Ministerio de Sanidad de Gaza ha precisado que entre las 44 víctimas mortales de estos tres días hay 15 niños y cuatro mujeres. Además, informó de que más de 360 palestinos resultaron heridos por los bombardeos israelíes.

La YIP, por su parte, identificó al menos a nueve de los muertos como milicianos del grupo, incluyendo a los dos principales comandantes de su brazo armado: Taysir al Yabari y Jáled Mansur.

Del lado israelí no se registraron muertes y se contabilizaron unos 40 heridos leves.


Durante los tres días de hostilidades, la Yihad Islámica lanzó más de 930 cohetes desde Gaza hacia Israel, según estimaciones del Ejército, que detalló que la gran mayoría cayeron en áreas despobladas o fueron interceptados por el sistema de defensa antiaérea Cúpula de Hierro.

Los bombardeos israelíes, por otra parte, atacaron más de 160 objetivos presuntamente pertenecientes a la YIP. Entre estos incluyeron instalaciones donde dijeron se fabricaba y almacenaba armamento, sitios desde donde se lanzaban cohetes y una red de túneles presuntamente utilizados por el grupo.

Los ataques israelíes alcanzaron también torres residenciales, viviendas y otras estructuras civiles, agravando aún más la crisis humanitaria en el bloqueado enclave.

Uno de los elementos clave de esta escalada fue la decisión del movimiento islamista Hamás, que gobierna de facto en Gaza y cuenta con un poderío armamentístico muy superior al de la YIP, de no sumarse a la respuesta armada ante la ofensiva israelí del viernes.

Además, los proyectiles lanzados por la Yihad fueron en su mayoría de corto alcance, con excepción de una serie de cohetes lanzados en dirección a las ciudades de Tel Aviv y Jerusalén.