• ALEJANDRA OROZCO

La aventura de ser mamá: El primer Día de Muertos al doble

Este año, Renata vivió por primera vez la celebración de Día de Muertos… obviamente ni se da cuenta y tampoco se va a acordar, pero yo estaba voladísima arreglándolas a las dos y tomándoles fotos juntas, porque al final, sin querer queriendo combinaron sus disfraces y nos la pasamos increíble.


Desde que me embaracé de Elisa, era un mar de emociones y me empezó a llegar esta fecha de manera especial; me dio mucha nostalgia, y también fue el primer año que pasé ya en la casa, viviendo con Rodrigo, me acuerdo que puse mi altar entre lágrimas y empecé a tomarle más importancia a esta fecha.

El año pasado, y el anterior, también puse mi altarcito en honor a nuestros familiares, sencillo pero con mucho amor, quizá el primer año que tuvimos con nosotros a Elisa sí me esmeré más en su disfraz, fue una mandrágora y también un diablito, pero por la pandemia solo nos tomamos fotos y no salimos a pedir dulces.

El año pasado el panorama seguía incierto, por lo que a la hora le improvisamos un disfraz de unicornio para que saliera aquí por la casa a pedir sus dulces, yo con refuerzos porque ya estaba súper embarazada de Reno y aún así, la pasamos bonito y especial, y me prometí que este año le echaríamos más ganas.


Pero amigos y amigas, uno hace sus planes y Dios se ríe, porque no sabía la friega que iba a ser tener a dos bebés y he de reconocer con tristeza que este año, ni me dio tiempo de poner el altar… entre niñas enfermas, trabajo pesado y andar para arriba y para abajo con las niñas porque no fueron a la escuela, incluso los días que Rodrigo tuvo puente yo no paré, y cuando vine a ver se me pasó la fecha y mis difuntos se quedaron sin altar… ya les prometí que el otro año les compenso el gesto.

Pero bueno, mamá precavida vale por dos y desde hace más de un mes (de hecho desde que empezó octubre me entró el espíritu otoñal y halloweenesco) encontré un disfraz de bruja en un grupo de ropa de segunda mano donde he comprado y vendido un buen de cosas, y vi que era perfecto para Elisa, pero no fue improvisado, porque desde hace meses le habíamos preguntado de qué se iba a disfrazar y la respuesta siempre era de bruja, a Eli le encanta ver videos para niños de Halloween y de Trick or Treat, entonces estaba súper emocionada.

Cuando llegué a recogerlo, la señora me dijo que vio en mi foto de perfil que tenía otra bebé, y que también tenía un trajecito de su talla, entonces le dije que me lo mostrara y calculé que sí le quedaba, así que me llevé los dos, y gracias a Dios porque después de eso ya no tuve tiempo; según yo ese se lo pondrían en la escuela y les compraría otro para el día de la calabacita.


Pero bueno, mi Ale del pasado se preparó y llegó el día de disfrazarlas para la escuela… se veían divinas, les completé el outfit a Elisa con una diadema de sombrero que sirvió de base para el sombrero del vestido, y a Renata con una diadema de flores para catrina, porque en su guardería pidieron disfraces alusivos a la festividad mexicana y no a la gringa, y yo como mamá pavorreal, aunque la pobre Eli no lo disfrutó del todo porque ese día se enfermó del estómago y tuve que ir por ella, y después se vino el puentazo en el que las dos se enfermaron y apenas hoy regresaron a la escuela.

Para el día de la pedida de dulces, por la premura les puse los mismos disfraces y se la pasaron increíble, quedaron cansadísimas y muy contentas, bueno sobre todo Eli, que por primera vez ya era más consciente de todo y tenía mucha expectativa, y Reno iba feliz con su calabaza de plástico, no la soltaba y si se la quitabas para que no se entumiera explotaba en llanto… hasta que se quedó dormida en su carriola la soltó, y nosotros encantados.

Y así transcurrió el Día de Muertos 2022, se logró el objetivo, y nos quedamos con el compromiso de poner un altar chido el otro año y buscar disfraces en familia, tenemos todo un año para prepararnos y seguro cada año será mejor que el anterior. Por cierto, a Renata ya le salió el diente de arriba y uno de abajo, y sin querer queriendo, Elisa ya se destetó… pero eso se los cuento la próxima semana.