• ALEJANDRA OROZCO

La aventura de ser mamá: Las enfermedades no paran

Tuxtla.- Hoy les escribo triste, desesperada y confundida, porque por tercera vez en mes y medio, Renata estaba enferma… va a la guardería, se contagia, falta una semana, regresa y se contagia de otra cosa… ya pasó por gripa, tos y ahora al parecer tiene roseola, y por ende Elisa está enferma también.


Yo sé que hasta cierto punto es normal que cuando entren a la guardería los niños se enfermen, el pediatra y otros doctores dicen que en cuánto se exponen a la convivencia diaria con otros niños es la forma en que se activan sus defensas, pero no es posible que no ha podido ir ni una sola semana completa a la guardería, ni una sola, porque se la ha pasado entrando y saliendo de la enfermedad.

Empezó otra vez el miércoles con malestar, el jueves no la mandé porque tenía muchos mocos y algo de fiebre, el viernes ya tenía un rash en todo el cuerpo y no quería comer… resulta que la revisó mi hermana y tenía puntos blancos en la garganta, entonces me dijo que tiene una infección bacteriana combinada con una viral, le dio antibiótico y hoy en día ya está como si nada, afortunadamente pasó más rápido que otras veces.

Elisa empezó el sábado… ella al parecer solo tiene la infección viral, pero tiene lesiones en la boca y fiebre que le impiden comer y estar activa, se la pasa acostada y está muy sensible, y a mi me mata verla así, en general ya no aguanto ver que ninguna de las dos esté bien, al punto de que estamos considerando sacar a Renata de la guardería.

Quizá está muy chiquita, a lo mejor en la guardería hay un foco de contagio, no lo sé, pero mientras tengamos a alguien en casa que la pueda cuidar, quizá lo mejor sea tenerla en casa, vitaminarla, esperar a que esté más grande y fuerte y volverlo a intentar después, aunque otra parte de mí no quiere porque sé que le ayuda mucho en su desarrollo.

En este corto tiempo ya se sienta, ha comido más cosas, se arrastra, se quiere parar, y veo que todo el día está inquieta porque le gusta estar activa, pero si esto significa tenerla enferma prefiero sacrificar esa parte, además Elisa ya va a entrar a su guardería y ya no estarán las dos en casa, por lo que la labor ya no será tan pesada.

Elisa sí necesita entrar… ella lleva dos años y medio en casa, por su naturaleza tan activa y curiosa ya necesita más estímulos y sobre todo convivir con otros niños de su edad, para empezar a moldear algunos aspectos sociales y seguirse desarrollando intelectualmente, y aunque esperamos que también se enferme, esperemos que no le pegue tanto como a su hermana.

Es un dilema, se los juro, no quiero cortar el desarrollo de Renata pero tampoco quiero seguir viéndola enferma, siento que regresarla a la guardería sería una imprudencia y me sentiría mal como mamá, de verdad no sé qué hacer, solo quiero tomar la mejor decisión para ella y verla bien, verlas a las dos bien, apenas acaba de pasar a la sala de lactantes B y me emociona verla ya haciendo otras actividades.

Platicando con otras mamás, hay muchas infecciones de la garganta así como virus manos pues y boca en niños, dicen que es la temporada, pero a mis hijas les ha llovido sobre mojado y lo único que quiero es verlas bien más de tres días seguidos, han sido semanas muy pesadas también para nosotros de no dormir, de comprar medicamentos, de tenerles mucha paciencia y de tratar de no golpear cosas, ellas también ya están hartas de tantos medicamentos, hasta reflujo le dio a Renata por lo mismo… solo quiero una tregua.

+