• ALEJANDRA OROZCO

La aventura de ser mamá: Una niña brillante

Tuxtla.- Aquí estamos otra vez, compartiendo con ustedes una semana más de altibajos emocionales, un mar de hormonas, más cansancio y también más habilidades que le vamos descubriendo a Elisa y nos dejan sorprendidos.



En lo personal, les cuento que me he sentido más cansada… me duele más la cintura, me tengo que parar despacio para no sentir calambres en las ingles, me agito más fácil, el sueño es más pesado y ya empiezo a tener ese dolor de ciática que tuve el último mes de embarazo con Elisa.


No puedo creer qué rápido está pasando el tiempo y cómo faltan solo semanas para conocer a Renata, todavía no nos veo como una familia de cuatro, y me da nostalgia pensar que nos quedan pocos instantes solos con Elisa, que aunque se ganará una compañera de por vida, va a resentir por un tiempo el ya no ser la única.


Pero está muy equivocada… puede no ser la única hija, pero ella en sí es un ser especial, irrepetible e irreemplazable que no solo nos ha llenado de magia con el simple hecho de nacer, sino que día con día nos sorprende con una nueva faceta y una nueva gracia.

Recientemente, le encanta cantar y cada vez se sabe más canciones, también hay unas con las que es inevitable que baile y brinque, ya aprendió a brincar y ella solita se cuenta uno, dos, tres antes de hacerlo, dice palabritas repentinas que nos sacan la carcajada, pide más de lo que le gusta, y hace unas caras que me parten de risa.


También se ha vuelto más cariñosa, de repente sale corriendo, me abraza las piernas y me dice te amo, o cuando la cargo me acaricia la cara y me da besos, y les juro que no se compara a nada que he sentido antes, es simplemente lo mejor que he sentido en la vida.


Y pensar que pronto todas esas sensaciones se van a duplicar… me siento rebasada por lo que siento con una, y no sé cómo le haré cuando la otra esté aquí, dicen que es inexplicable cómo el amor lejos de dividirse se multiplica, y muero por descubrirlo.


Es una niña llena de cualidades, tierna, inteligente, con un gran ángel, últimamente está obsesionada con videos de niños y arañas, pero cada fase y etapa la estamos disfrutando muchísimo, ni bien nos hemos dejado de sorprender con una cosa cuando ya empezó con otra, y así se va.


Acabo de leer que cerca de los dos años se viene una crisis de lactancia y una regresión del sueño, a eso súmenle el nacimiento de su hermana, va a estar muy pesado pero debemos de tener el doble de paciencia para comprenderla, hacerla sentir amada y que no se bajonee. Maternidad al doble: reto aceptado.