• EFE

La consulta de revocación de mandato entra en su recta final

Ciudad de México.- El proceso de consulta de revocación del mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador, convocado y defendido por él mismo, entra este domingo en su recta final en medio de enormes polémicas y críticas a la autoridad electoral por su limitada promoción del ejercicio que es impulsado con entusiasmo por el partido oficialista, Morena.


La revocación de mandato del próximo 10 de abril, incluida en la Constitución en una reforma de hace dos años, es una de las principales propuestas del presidente López Obrador como un ejercicio de democracia popular, pero duramente criticada por la oposición por utilizarla como un intento de "ratificación" y no una revocación de mandato.

Tanto la oposición como los especialistas mexicanos consideran que López Obrador propuso la revocación de mandato para estar en campaña permanente y así seguir movilizando a sus bases.

El Instituto Nacional Electoral (INE) se encuentra en la encrucijada de tener que organizar una consulta inédita con un presupuesto recortado precisamente por Morena, con un plan de austeridad propuesto por López Obrador y con la negativa de la Secretaría de Hacienda de otorgar más recursos.

"Existen una serie de condiciones que hacen que en vez de ser un ejercicio ciudadano en realidad se vuelva un ejercicio completamente del Estado por el desvío de recursos tanto del Gobierno federal como del propio partido (de López Obrador)", dijo a Efe el politólogo de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Víctor Manuel Alarcón.

"La ley no ha tenido un adecuado desempeño en materia de fiscalización de los recursos (...) además del uso de recursos por personas que se dicen activistas", añadió.

PARTICIPACIÓN DIRECTA

Alarcón, también experto en procesos políticos, señaló que es posible que esos "elementos se mantengan hasta el 10 de abril con una operación, seguramente inédita, desde el punto de vista de la movilización para medir la participación ciudadana".

"El instrumento no debería estar ajeno a las prácticas democráticas, pero lamentablemente ni en términos pedagógicos, ni operativos, estamos teniendo una entrada adecuada a este proceso porque el Gobierno federal está echando a andar toda su maquinaria", expuso el doctor en Comunicación Social.

La consulta, derivada de la Ley Federal de Revocación de Mandato, es un ejercicio de participación directa y para López Obrador "es un ejercicio democrático" porque sin el apoyo de los ciudadanos, y sin un buen desempeño, un presidente no puede seguir en el cargo.

"La consulta o proceso de revocación de mandato es un avance importante para que el ciudadano califique y decida si el gobernante lo está haciendo bien o no", aseguró el presidente, quien ha insistido en que aunque el resultado de la consulta de revocación de mandato no sea vinculante dejará la presidencia si el resultado es contrario a su continuidad.

"Yo estoy planteando además, y es mi compromiso, la convicción de que aunque no se llegue al 40 % si pierdo, me voy", dijo López Obrador, quien ha acusado al INE de no querer hacer promoción de la consulta, calificada por el organismo como un "inédito ejercicio de democracia participativa".

LA CIUDADANÍA QUIERE VOTAR

La presidenta de la asociación civil Que Siga la Democracia, Gabriela Jiménez Godoy, principal impulsora de la consulta, ha visto en los eventos de las últimas semanas "muchas ganas de participar por parte de la ciudadanía y mucha desinformación por parte del INE".


Agregó que la autoridad electoral, desde un inicio, estuvo "obstruyendo el proceso" y dijo que como organización promotora de la consulta "fue muy difícil hacer realidad por primera vez este ejercicio".

La activista recordó que según la ley, para el ejercicio se debe instalar el mismo número de casillas que en la última elección federal, la de 2018, "que son aproximadamente 161.000, pero el INE con el pretexto de que no tiene presupuesto han dicho que solo van a instalar una tercera parte de esa cifra, es decir, unas 57.000".

"Es una situación a la que nos orilló el presupuesto, pero creo que es un buen recordatorio de que esto no debe volver a pasar en el futuro", dijo recientemente el presidente del INE, Lorenzo Córdova.

Para Alarcón, "el Gobierno federal no ha jugado de manera transparente con el proceso, con una serie de irregularidades, pero también el INE, como árbitro, no ha puesto todo el peso en algunos temas".

Con dos semanas por delante y con los antecedentes descritos, el proceso de consulta de revocación de mandato, al que están convocados a participar de manera oficial 92.823.216 millones de ciudadanos, se anticipa como un posible triunfo para López Obrador, pero falta ver que tan fortalecido sale del mismo.