• EFE

La oposición se presentará unida en cuatro estados en 2022

Ciudad de México.- Los principales partidos de la oposición mexicana anunciaron este martes que se presentarán juntos bajo la coalición "Va por México" en las elecciones estatales de Aguascalientes, Durango, Hidalgo y Tamaulipas, cuatro de los seis estados que elegirán gobernador en 2022.



Los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD) reeditarán así la coalición con la que concurrieron en los comicios intermedios del pasado junio para frenar al izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena) del presidente Andrés Manuel López Obrador.


“Estaremos sumando esfuerzos y nuestro potencial en Aguascalientes, Durango, Hidalgo y Tamaulipas (...) y lo que buscamos es evitar que el mal Gobierno morenista llegue, avance y destruya los avances en estas entidades federativas”, dijo en rueda de prensa el líder del PAN, Marko Cortés.


Los tres partidos siguen negociando una eventual coalición en Oaxaca y Quintana Roo, los otros dos estados que también tendrán elecciones el 5 de junio de 2022.


"En estas cuatro entidades estamos listos para ir en coalición y esto nos permite tener mayor capacidad de competitividad en el 2022", dijo en la misma rueda de prensa el líder priista, Alejandro Moreno.



Por su parte, el presidente del PRD, Jesús Zambrano, dijo que "es una noticia muy importante para el país".


En las pasadas elecciones intermedias, la coalición oficialista liderada por Morena reeditó su mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, si bien no alcanzó los tres cuartos del Parlamento necesarios para aprobar las reformas constitucionales que busca el presidente.


A su vez, el oficialismo amplió enormemente su poder territorial al imponerse en 11 de las 15 gobernaciones estatales que estaban en juego, en muchas de las cuales era la primera vez que se presentaba Morena.


Por contra, la coalición opositora "Va por México" se impuso en la mayoría de demarcaciones que componen la Ciudad de México, tradicional feudo de la izquierda, lo que dio esperanzas a la derecha de un cambio político de cara al 2024, cuando concluye el mandato de López Obrador.