top of page
  • AFP

La violencia en México está imparable


El primer semestre de 2022 ha sido el más violento en lo que va del sexenio del presidente López Obrador, al registrar 183 mil 789 víctimas de todo tipo de delito del fuero común, de acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). En el mismo tiempo en 2019 fueron 172 mil 582; en 2020, 153 mil 332, y en 2021, 171 mil 278. El crecimiento en 2022 es de 12 mil 511 víctimas con relación al mismo tiempo el año anterior. Los delitos del fuero común contabilizan los homicidios en todas sus modalidades, feminicidios, lesiones, secuestros, trata de personas, tráfico de menores, extorsión y otros. La suma de delitos y víctimas del primer semestre de 2022 es superior a la de los seis semestres anteriores, lo que pone en evidencia, vía los datos duros del propio gobierno, que la violencia se mantiene y crece. El presidente, con “otros datos”, habla en sus comparecencias mañaneras de la reducción de la violencia como resultado del éxito de su estrategia de seguridad, pero los datos oficiales de su propio gobierno lo desmienten. En el caso de todo tipo de homicidios, en el primer semestre de 2022 hubo 25 mil contra 25 mil 873 en 2021, 25 mil 666 en 2020 y 26 mil 097 en 2019. El presidente a partir de este dato lanza las campanas al vuelo y dice que los homicidios ya se redujeron. En apariencia la reducción es marginal, pero incluso de esta, los especialistas señalan que no hay tal. Que los homicidios se mantienen en cifras muy elevadas y no “hay una reducción real”. A partir del análisis mensual hablan de la existencia de un rebote. Señalan que en junio de 2021 hubo 4 mil 019 homicidios de todo tipo, en 2020, 4 mil 112, en 2019, 4 mil 388, y en 2022 son 4 mil 282. Cifra superior al mes de junio de los dos años anteriores. En el primer semestre de 2022, hubo 401 secuestros contra 389 en 2021. La extorsión también creció al pasar de 4 mil 414 en 2021 contra 5 mil 813. Un aumento de mil 399 casos. Hubo 493 feminicidios en el primer semestre de 2022, contra 452 en 2019, 489 en 2020 y 536 en 2021. Son 43 casos menos de un semestre al otro. En este rubro también se registra un rebote en el mes de junio en 2021 cuando hubo 86 feminicidios y en 2022 son 89. Los estudiosos del tema plantean que mientras el presidente López Obrador no modifique su estrategia de seguridad las cifras se mantendrán en los mismos números y seguirán las mismas tendencias. Sostienen que los datos oficiales confirman que la estrategia no está funcionando y que la total impunidad hace posible que sigan aumentando todos los índices de violencia. En Chiapas particularmente también se ha disparado la violencia y los asesinatos; La Red por los Derechos de las Infancias y Adolescencias en Chiapas (Redias) expresó preocupación por la agudización de la violencia armada y sus impactos negativos en la vida e integridad de niñas, niños y adolescentes en la entidad, justo días antes del enfrentamiento que dejó menores de edad atrapados en las escuelas en medio del fuego cruzado. De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, del 2015 al 30 de abril del 2022 hubo 84 homicidios con armas de fuego hacia niñas, niños y adolescentes en Chiapas, de los cuáles 14 sucedieron el año pasado y cinco en lo que va de este año.


“En zonas como los Altos de Chiapas, la violencia armada lacera la vida comunitaria y ha trastocado la cotidianeidad de las comunidades”, mencionó la Red. De enero a abril del 2022, se han contabilizado un total de 1,113 agresiones armadas a comunidades de Aldama, por mencionar tan sólo un municipio. Chiapas no tiene condiciones para garantizar la vida de las infancias en las comunidades, pues lo que se propaga son las armas de fuego, “aumentan las balaceras y actividades criminales en las distintas regiones”.

bottom of page