• RUBÉN PÉREZ

Lamentan discapacitados “estocada final” al Conejobús

Tuxtla.- “El que hayan quitado las rutas 1 y 2 del ‘Conejobús’ no solo me impacta a mí, sino a decenas o cientos de personas con discapacidad que tenemos que recorrer la ciudad para trasladarnos, ya sea a nuestros trabajos o a donde tengamos que ir, terapias, o lo que sea”, aseguró José Juan Durante Mendoza.



De hecho, ayer miércoles un grupo de discapacitados se manifestó de forma pacífica frente al Palacio de Gobierno para solicitarle a las autoridades que consideren como un tema urgente el brindarle a esta población los medios de transporte necesarios, lo que está estipulado en la propia Constitución.


En su caso, dijo quien se caracteriza como el payaso “Cristal”, vive a diario una odisea porque solo para llegar a la parada de los camiones de la empresa Situtsa tenía que recorrer como 3 kilómetros, “y ahora que nos quitan este medio, nos complicaron más la vida”.


De acuerdo con él, al menos 100 personas con dificultades en su motricidad se vieron afectadas con dicha medida aplicada desde el domingo pasado, de ahí la necesidad, agregó, de intentar dialogar con el secretario general de Gobierno, Ismael Brito Mazariegos, para que sea el portavoz de esta necesidad.


En estos momentos, confesó que se le ha dificultado viajar de su colonia, la Ruiz Ferro, hasta el centro de Tuxtla, donde todos los días busca que la gente le regale algunas monedas para subsistir, pues desde padece artritis reumatoide juvenil, enfermedad crónico-degenerativa.



Para él, insistió, esta fue una decisión tomada a la ligera y que, además, viola los derechos humanos de quienes sufren de alguna discapacidad, “nos hacen sufrir más, porque tenemos incluso que esperar que alguien se toque el corazón y nos dé un ‘raite’”.


Ante la posibilidad de que “unidades” más pequeñas brinden el servicio que hacían las rutas 1 y 2, José Durante abogó por que se busque un transporte similar al “Conejobús”, el cual también beneficiaba a personas de la tercera edad y mujeres embarazadas, por su comodidad al ser más amplios.


A nombre de sus compañeros y compañeras, auguró que el gobierno del estado los escuche y atienda lo más pronto posible, “que haya soluciones buenas, porque nos está costando mucho todo esto”