• AFP

Las universidades de escándalo


Ya no sé que es peor, si un partido político, un político o una Universidad, al menos ese es el panorama frio en Chiapas. Como sabemos la semana pasada nuestro fue noticia nacional e internacional por un acto que ha neutralizado a una sociedad que sí tiene corazón. La semana pasada estuvimos o más bien estamos en un escenario de feminicidio en el que al parecer las autoridades en el momento hicieron caso omiso, así mismo o peor aun la Universidad Autónoma de Chiapas, quienes dejaron a la deriva a Mariana, la doctora muerta en una comunidad de Ocosingo, esto acarrea ofensa, deshonra y agravio a todos los chiapanecos y en especial a los estudiantes de dicha universidad que hasta el momento se han manifestado, han marchado y han levantado la voz para que el caso de Mariana no quede impune y además no se vuelva a repetir. Incluso trabajadores se sumaron a las protestas mientras que estudiantes confirmaron el paro para este martes. Pero además quienes están en el paro se encuentran indignados porque al parecer el cinismo de la universidad es grande, pues ha renombrado el paro indefinido como un momento para reflexionar. Precisamente es lo que ahora se dice y se grita, Mariana no necesitaba un mes para descansar, la Unach no necesita un tiempo para reflexionar, lo que se necesita es respuesta, justicia pero ya. Por ello mismo la Fiscalía General de Chiapas, forzosamente tiene que llevar a cabo una minuciosa investigación y dar con el paradero de los asesinos materiales, pero también a los que no supieron cumplir sus encomiendas públicas, porque en el asesinato cruel y brutal, hay muchos factores y elementos legales que señalan que privó las omisiones, negligencias y desatenciones, si no Mariana aun estuviera con nosotros. Realmente es una situación difícil, en el que la Unach no debe lavarse las manos sino enfrentar y dar la cara por sus alumnos por eso es el alma mather, así que estaremos muy pendientes sin duda, de todo lo que suceda en este caso lamentable e indignante. Por otro lado también esta la Universidad de Ciencia y Artes de Chiapas, que en plena crisis de la pandemia se encuentran a unos momentos que elegir al nuevo rector o rectora, y ante esto pasa algo peor con esta universidad chiapaneca porque supuestamente mantiene una deuda, otra de las cosas que se le señala es que ni siquiera ha pagado las obligaciones ante el Infonavit. La historia se repite en todas las universidades de las entidades federativas. El caso de Chiapas no ha sido la excepción, el desplazamiento de la academia por la política ha impactado en el manejo académico y financiero de nuestras universidades, se nombran a rectores sin peso moral y académico que terminan por vaciar a la universidad de su contenido sustancial y su compromiso con una sociedad que necesita con urgencia espacios para miles de jóvenes que no pueden estudiar fuera del estado. Sin duda, lo que necesita la universidad de ciencias y artes de Chiapas es una buena administración y esperamos que se elija a una persona idónea para manejarla y pueda rescatarla, porque si dicha universidad no ha tenido avances es por las malas administraciones que han pasado sobre ella.

Hoy más que nunca, en un entorno de crisis económica y pandémica es necesario hacer crecer las instituciones y desterrar la cultura de la mediocridad en la que las han conducido. Por toda estas situaciones decía al principio que no se que da más miedo, sencillamente parece que quienes dirigen dichas universidades lo hacen por beneficio propio y no por la educación y desarrollo educativo de los jóvenes universitarios, ojalá den la cara y se haga justicia tanto en el feminicidio como en la deuda millonaria y educativa.

Entradas Recientes

Ver todo