• RUBÉN PÉREZ

Más de 470% aumentaron las detenciones de niños migrantes

Tuxtla.- Según datos de la Secretaría de Gobernación, de enero a septiembre de 2021 aumentó hasta 477.40 por ciento las detenciones de menores migrantes en comparación con el 2020.



De hecho, esa fuente oficial estima que se han registrado 39 mil 76 eventos de detención de niñez y adolescencia, 21% del total de detenciones, mientras que, en el mismo periodo de tiempo de 2020 fueron 8 mil 185.


Esta situación se origina pese a la armonización de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (NNA) y la Ley de Migración al establecerse a la no detención de la niñez, adolescencia y sus familias en estaciones migratorias.


Por su lado, el Instituto de las Mujeres en la Migración destacó las cifras anteriores tras el Foro “A un año de la reforma en materia de niñez y adolescencia migrante y sujeta de protección internacional: retos y oportunidades en la garantía de derechos”, convocado por organizaciones de la sociedad civil, entre ellas el IMUMI.


“Antes de ser migrantes son niñas y niños a quienes se les debe garantizar su seguridad y reivindicar su voz como sujetos de derechos y participantes activos de sus propios procesos”.


El objetivo fue revisar los avances, retos y pendientes en la protección de la niñez y adolescencia migrante en México, “la valoración del interés superior de la niñez, reconociendo su contexto y situación particular que permita identificar sus necesidades y en consecuencia tomar mejores decisiones sobre su futuro sigue siendo un reto para hacer efectivas las reformas recientes”.



Imumi destacó que bajo ninguna circunstancia garantizar el interés superior de NNA se debe entender como deportación inmediata a su país.


En el foro, los especialistas reconocieron los avances en las leyes, también en los temas de principio de unidad familiar y del interés superior; y la regularización migratoria a través de estancia por razones humanitarias. Hicieron hincapié en la urgencia de coordinación entre los países a fin de asegurar la protección de menores de edad en contextos de movilidad.


“La construcción de un modelo de atención migratoria donde los derechos humanos y la perspectiva de género estén al centro, además del fortalecimiento de las Procuradurías de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes y de equipos multidisciplinarios para que haya una sostenibilidad de las medidas; un mayor compromiso por parte de las instituciones gubernamentales; trabajo conjunto con las organizaciones de la sociedad civil; la participación del poder legislativo para el fortalecimiento presupuestal que garantice el cumplimiento de las obligaciones de las procuradurías y demás instancias en favor de los derechos de la niñez migrante; y optimizar los protocolos de protección, deben ser la prioridad”, coincidieron.