top of page
  • EFE

México debe replantear el costo del espectro para elevar la conectividad

Ciudad de México.- El marco legal para fijar el precio del espectro en México debe considerar la evolución del mercado para hacer más asequibles los costos de llevar conectividad a toda la población, comentó a EFE Pau Castells, director de Análisis Económico en GSMA Intelligence.


En entrevista, explicó que cuando el precio del espectro es alto tiene un impacto en un despliegue más lento de las redes de conectividad, la reducción de la velocidad de descarga promedio para los usuarios, que provoca congestionamiento, así como una menor inversión en infraestructura pública y privada.

El especialista de GSMA, que agrupa a más de 750 operadores de telefonía en el mundo, explicó que en México los costos del espectro, en el que viajan las frecuencias de telecomunicación, se fijan cada año por la Ley Federal de Derechos, dejando al Congreso mexicano esta responsabilidad.

Castells dijo que es evidente que este mecanismo “no es un mecanismo de mercado”, lo que se confirmó con las subastas que ha intentado lanzar el Gobierno mexicano desde 2021 y que no han tenido éxito por el alto costo de inicio que hace que pocos competidores pujen por los espacios.

Incluso, la Unidad de Espectro Radioeléctrico del Instituto Federal de Telecomunicaciones de México ha considerado que “los altos costos del espectro establecidos en la Ley Federal de Derechos se convierten en una barrera artificial a la entrada de nuevos participantes” en el mercado mexicano.

El director de Análisis Económico de GSMA añadió que el modelo mexicano debe ofrecer rentabilidad para las empresas que buscan invertir en telecomunicaciones, por lo que sugirió replantear la ley y establecer mecanismos que incentiven mayor competencia económica.

Detalló que esto haría atractivo el mercado mexicano, lo que permitiría un mayor apetito por inversores privados y en consecuencia precios aún más accesibles que permita llevar infraestructura a todo el país.

“Creo que hay un consenso bastante amplio entre la industria, el regulador e incluso partes del Gobierno mexicano en que hay que reformar todo lo que es la política de espectro”, insistió.

INCREMENTAR LA CONECTIVIDAD EN MÉXICO

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, prometió en agosto pasado invertir 30.000 millones de pesos (unos 1.500 millones de dólares) para llevar internet a todo el país, donde casi 40 millones de personas aún no son usuarias.

Castells mencionó que aumentar la infraestructura en telecomunicaciones no solo depende de los jugadores que incursionen en el mercado, sino también de las redes que se puedan construir con inversión física.

Dijo que una mayor inversión permitirá ofertar un mayor volumen de espectro, que podría detonar tecnologías 4G y 5G, con las que México “está batallando todavía” y que permiten abaratar el consumo de datos por los mexicanos.

Castells también consideró que el tiempo es apremiante, pues incluso los desarrolladores de telefonía móvil y diversos electrónicos también están incluyendo las tecnologías más modernas en sus dispositivos empujando la transición del espectro a una velocidad cada vez mayor.

Agregó que esto se debe de aprovechar, ya que también permite innovar nuevas formas de uso de la tecnología e infraestructura digital a fin de aprovechar potencialidades como la realidad aumentada o la inteligencia artificial.

bottom of page