• AFP

México no es un país pobre


Parece chistoso pero es real que en México no hay recursos para más obras publicas necesarias, no hay recursos para una mejor calidad en educación, no hay recursos para la reconstrucción de viviendas pero sí hay recursos para los partidos políticos. Es una ironía cuando decimos que México es un país pobre pero se da el lujo de financiar a los partidos políticos en sus campañas políticas, sumando los salarios de quienes nos representan después de ganar una campaña política. México no es u país pobre, porque México es la decimosegunda economía más grande del mundo. Pero ahora nos preguntemos ¿quiénes se quedan con los beneficios económicos si uno de cada dos mexicanos se mantienen en situación de pobreza desde hace tres décadas?. Frente a la enorme pobreza, la otra cara económica de México es la desigualdad: en el mismo país conviven decenas de millones de pobres con un reducido número de personas muy ricas. Pero sin rodeos, vamos a hablar de lo que pasa en nuestro país. La democracia en nuestro país es muy cara, es un secreto a voces que el Financiamiento Público a los Partidos Políticos es muy oneroso, basta ver que uno de los rubros más importantes del presupuesto del INE son el financiamiento a los partidos, tan es así que el presupuesto para el próximo año para los partidos con registro federal será de alrededor de cinco mil 800 millones de pesos, mucho dinero en un país que vive una tremenda crisis por diversas cuestiones económicas más ahora que nos tiene ahorcados el Covid.

¿Sabía usted que los partidos políticos, aun esos que no lograron salvar su magro registro, que el presupuesto que recibieron este año ascendió a 7 mil 200 millones de pesos?

Sin contar los miles de millones que recibieron en los estados del país donde tienen registro como partido locales, por lo que la suma que reciben es toda una ofensa para un pueblo pobre y con muchas carencias.

Está claro que la a democracia en México es muy cara, como lo evidencian los 7 mil 200 millones de pesos de pesos destinados a los partidos políticos para la contienda federal de este año.

Y todavía tenemos que mantener a los plurinominales; es incongruente que en un país con muchos problemas la repartición de miles de millones de pesos para las campañas políticas, es un exceso y ofensa a un pueblo carente de medicamentos y vacunas.

En México es más que urgente promulgar leyes para bajar de manera importante la partida económica destinada a los gastos de los partidos políticos ya que nada aportan a la democracia.


Incluso la millonaria cantidad de pesos que se reparten los partidos políticos, éstos tienen franquicias postales y telegráficas. De la misma forma no les cuestan un solo peso sus anuncios en radio y televisión. Pero si la cantidad de dinero aquí mencionada nos parece, a los simples ciudadanos, un dineral que se podría aplicar a necesidades del país como la ciencia y la tecnología, los que saben dicen que la cantidad citada es una fruslería comparada con el dinero que reciben los mismos partidos o la mayoría de ellos de distinta procedencia y de diversas fuentes, incluyendo las más sucias y corruptas. El crecimiento económico inclusivo y el combate a la pobreza y la desigualdad deben dejar de ser un recurso discursivo.

Entradas Recientes

Ver todo