• EFE

Miles de atrapados y más de 2,5 millones sin energía, Ian aplasta Florida

Miami.- El paso del huracán Ian por Florida ha dejado un sendero de destrucción, en especial en el suroeste y centro de este sureño estado, donde hay más de 2,5 millones sin energía, miles continúan atrapados en sus domicilios inundados de agua y algunas carreteras están intransitables.


"Nos aplastó", confesó al programa "Good Morning America" de la cadena ABC el alguacil del condado Lee, Carmine Marceno, quien adelantó que las muertes se contarán por "centenares", una aseveración que luego fue matizada por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que se refirió a los posibles decesos.

DeSantis, en una conferencia de prensa ofrecida en Tallahassee, la capital del estado, a las 20.00 hora local (00.00 GMT del viernes), dijo que se esperan víctimas mortales, pero aclaró que llevará algunos días ofrecer cifras oficiales de fallecidos.

"Relativamente pronto confirmaremos cifras", indicó, tras aclarar que una de las razones por las que no se dan datos oficiales de muertes es porque no hay todavía acceso a centros sanitarios, algunos completamente inundados.

Varios medios de EE.UU. como CNN sí ofrecen cifras de posibles fallecidos y apuntan a un número cercano a 15, basadas en entrevistas con autoridades locales.

POSIBLES MUERTES

En el condado de Charlotte, donde se sitúa la localidad de Punta Gorda, se produjeron "al menos ocho o nueve muertes", dijo CNN, citando a un funcionario local, el comisionado (concejal) Joseph Tiseo.

También "se cree" que unas cinco personas murieron en el condado de Lee, contiguo a Charlotte y donde se encuentra Fort Myers, donde al parecer por las imágenes ocurrieron las mayores inundaciones y pérdidas de viviendas.

Los últimos datos aportados por DeSantis sitúan a 2,6 millones de abonados sin electricidad en toda Florida, mientras miles de personas trabajan en labores de rescate.

En el condado Lee, donde se asienta Fort Myers y la zona del impacto de Ian, las carreteras y los puentes siguen intransitables, manteniendo a miles de personas atrapadas en sus domicilios y, los que no han perdido la conexión, piden ayuda al teléfono de emergencia 911, algunas de las cuales están siendo rescatadas con helicópteros.


La carretera elevada que conecta Fort Myers con la isla de Sanibel, hogar de más de 6.000 personas, ha quedado partida en dos y con varios tramos destrozados a causa del impacto de Ian, que este jueves se degradó a tormenta tropical para volver posteriormente a categoría de huracán amenazando a los estados de Georgia y ambas Carolinas.

Entre las infraestructuras impactadas figura el aeropuerto de Sarasota, que este jueves permanece cerrado y no estará operativo hasta la tarde de viernes o el sábado, luego de que el viento y las intensas lluvias destrozaran un tejado en una de sus terminales, según informó su director ejecutivo, Rick Piccolo, al canal local FOX 13

ZONA DE DESASTRE

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aprobó una declaración de zona de desastre sobre nueve condados de Florida afectados por el huracán Ian, lo que permitirá aumentar la ayuda federal para paliar sus efectos, tal como se lo había prometido a DeSantis.

El Gobierno federal había enviado a este estado previo a la llegada de Ian más de 1.300 socorristas, quienes trabajan de forma coordinada con 5.000 miembros de la Guardia Nacional de Florida.

Producto de la coordinación entre la administración federal y estatal, más de 32.000 operarios se hallan a disposición para restaurar desde este jueves el fluido eléctrico en Florida, donde se han abierto casi 200 refugios que han recibido a más de 10.000 personas, según informó durante la jornada la gubernamental Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, en inglés).

La máxima ejecutiva de esta agencia federal, Deanne Criswell, informará a Biden sobre la situación y viajará el viernes a la zona para supervisar la respuesta dada y evaluar si es necesario facilitar más ayuda.