• AFP

Mundial 2026 beneficiara y consentirá a los mexicanos fanáticos del futbol


Estamos a meses de vivir y emocionarnos por el mundial de Qatar, pero después se vienen el mundial a México. Primeramente quiero hablar sobre lo bien que le cae esto a México. Hay un consenso entre los economistas de que organizar una Copa Mundial no vale la pena en inversión. Para el organismo, los países anfitriones experimentan un aumento en su comercio y en su mercado accionario, y además el torneo genera beneficios sociales. Organizar una Copa del Mundo puede impulsar la economía de un país atrayendo turistas, iniciando importantes proyectos de infraestructura y mostrando a los países y ciudades como buenos lugares para hacer negocios. El evento puede estimular la economía, propiciar proyectos de largo alcance y acelerar la finalización de los proyectos de infraestructura, agregó el organismo. Otras de las mejoras que se deberían realizar y que beneficiarían a los mexicanos incluso después del Mundial es el reacondicionamiento de vialidades, autopistas y transporte público, así como una mayor infraestructura en telecomunicaciones, agua potable, servicios de recolección de basura y servicios de banca. Como ya sabemos es oficial que la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara son sedes del mundial 2026, junto con Estados Unidos y Canada. El Estadio Azteca, templo del fútbol en el que alzaron la Copa del Mundo el brasileño Pelé, en 1970, y el argentino Diego Armando Maradona, en 1986, acrecentó este jueves su leyenda al convertirse en el único en el planeta en albergar tres mundiales. La tercera cita del Azteca en un Mundial será el de 2026 y en su césped seguro se cosecharán más recuerdos históricos, como cuando allí se dieron el mejor gol del siglo XX y 'la Mano de Dios', anotaciones con las que Maradona selló el triunfo de Argentina por 2-1 sobre Inglaterra y firmó el pase de la Albiceleste a las semifinales. Aquellas dianas encaminaron a la Argentina de Maradona a conquistar el segundo Mundial en su historia en México'86, el único que ganó 'el Diego', considerado uno de los mejores futbolistas de la historia. Antes, en México'70, Pelé se convirtió en el Azteca en el primer jugador en obtener tres Copas del Mundo cuando derrotó en la final de aquella edición por 4-1 a Italia y se confirmó como una de las leyendas más grandes del balompié junto a Maradona. En la edición de 1970, el Azteca también acogió "el partido del siglo XX" en la victoria de Italia por 4-3 sobre Alemania en las semifinales del torneo, que se ganó este mote por los cinco goles que se anotaron en la prórroga. Para aumentar su legado en 2026, el Azteca pasará por una remodelación de la mano de la empresa española Molcaworld, que ha llevado a cabo proyectos como el Mestalla (Valencia), el Sánchez Pizjuán (Sevilla) o el diseño de zonas del Wanda Metropolitano (Atlético de Madrid).

Los dueños del Azteca deberán convencer de llevar a cabo el proyecto a los vecinos de la zona, que se oponen a la remodelación del inmueble y sus alrededores, en los que se pretende construir un hotel y un centro comercial que complicarían todavía más el tráfico de automóviles. El siguiente reto de los organizadores mexicanos del Mundial 2026 es conseguir que el Azteca sea sede por tercer vez de un partido inaugural de una Copa del Mundo. El estadio de Ciudad de México es uno de los 10 más grandes del mundo con una capacidad para más de 83.000 aficionados. Además de los mundiales, el Azteca ha acogido grandes eventos como partidos de la NFL, la visita del papa Juan Pablo II y conciertos de las principales estrellas de la música como el del ya fallecido Michael Jackson.